La batalla judicial a la cual Donald Jr. se podría enfrentar

Por Agencias
Teóricamente, el fiscal federal de Manhattan, donde tuvo lugar la reunión, podría decidir investigar|AFP
La batalla judicial a la cual Donald Jr. se podría enfrentar

Cuando el hijo mayor del presidente estadounidense se reunió el 9 de junio del año pasado con una abogada rusa en busca de informaciones comprometedoras sobre la rival electoral de su padre, Hillary Clinton, ¿Podría ser demandado ante la justicia y acusado de traición?

Esto es lo que piensan algunos abogados en base a las últimas revelaciones sobre el encuentro.

¿Qué ley pudo haber violado?

Varios expertos en Derecho interrogados aseguran que el elemento que más incrimina a Donald Trump Jr. proviene de los intercambios de correos electrónicos que él mismo publicó en Twitter el martes: en ellos acepta el encuentro con entusiasmo sabiendo que la cita prometía aportarle “informaciones comprometedoras para Hillary y sus contactos con Rusia”. “Informaciones de muy alto nivel” que en sus palabras formaban parte del “apoyo del gobierno ruso a Trump”.

Brandon Garrett, profesor de Derecho de la Universidad de Virginia, explicó que la ley federal prohíbe, desde el escándalo Watergate, que cualquier extranjero contribuya o prometa contribuir directamente o indirectamente en una elección estadounidense. Se trate de una contribución en dinero o “cualquier otra cosa de valor”, incluyendo “informaciones potenciales”.

La otra dificultad para el hijo mayor del presidente es que a este asunto, cuyo campo de aplicación es amplio, se agrega la noción de “conspiración” -acuerdo entre dos o más personas para cometer un crimen- que también es “extremadamente amplio y poderoso” en el derecho federal estadounidense.
“No hay necesidad de haber cometido un crimen, con haber intentado alcanza”, explicó Garrett.

En este sentido, aunque Donald Trump Jr aseguró que la abogada rusa no tenía finalmente ninguna información interesante para suministrarle, “eso no podría constituir una defensa”. El solo hecho de haber asistido a la reunión para ver si la abogada tenía alguna cosa para transmitirle podría bastar para establecer que ésa era la intención.

Mientras que Susan Klein, profesora de Derecho de la Universidad de Texas y ferviente demócrata, no cree que el hijo del presidente pueda ser demandado “simplemenmte por haber hablado con personas”. Salvo “quizás si hubo un pago”, estimó. Por ahora nada sugiere ese escenario.

Loading...
Revisa el siguiente artículo