La pelea escolar entre Trump y Kim Jong-un

Uno llamó al otro “viejo” y el otro respondió con un “chico y gordo”. Pocas veces ambos líderes se enfrentan con burlas

Por Agencias
La pelea escolar entre Trump y Kim Jong-un

Si hubieran sido compañeros de colegio, la última pelea entre Donald Trump y Kim Jong-un con suerte habría terminado en alguna advertencia para los dos, pero bajo los códigos de la diplomacia internacional tiene otra connotación.  Uno trató al otro de “anciano lunático”, el otro devolvió un “chico y gordo” directo al orgullo. Aunque siempre intercambian mensajes públicos atacándose mutuamente, pocas veces la retórica entre ambos apunta a características físicas.

Todo está enmarcado en el contexto de una gira que Trump realiza por varios países asiáticos. El primero en lanzar un cariñito fue el Gobierno de Kim. “Estados Unidos debe expulsar al lunático anciano del poder y retirar la política hostil hacia la RPDC (República Popular Democrática de Corea) de inmediato, para deshacerse del abismo de la perdición”, publicó el diario estatal Minju Choson, según la agencia oficial norcoreana KCNA.

Tres días después, Trump recurrió a Twitter, su herramienta favorita de comunicación, para responder. “¿Por qué me insulta Kim Jong-un llamándome ‘viejo’ cuando yo NUNCA lo llamaría ‘chico y gordo’? Oh, bueno, he intentado mucho ser su amigo –y tal vez algún día esto ocurra!”, escribió con ironía el presidente de Estados Unidos desde Vietam la noche del sábado, antes de partir a Filipinas.

El mediador

La gira de Donald Trump por Asia busca sumar apoyos para presionar a que el gobierno de Corea del Norte abandone su programa nuclear. “Todas las naciones responsables deben actuar ahora para garantizar que el régimen deshonesto de Corea del Norte no siga amenazando al mundo con un número de muertes inconcebible”, dijo en Vietnam.
Ayer, en Manila, Filipinas, Trump sostuvo su primer encuentro con el controvertido jefe de Estado, Rodrigo Duterte, quien reconoció hace pocos días que en su juventud mató a otra persona.

Después del intercambio de insultos con Kim Jong-un, llamó la atención que Donald Trump se ofreciera como mediador en el conflicto marítimo que sostienen Vietnam, Filipinas y otras tres nacione con China, por la soberanía del Mar Meridional, donde el Gobierno chino construye islas artificiales. “Soy muy buen mediador y muy buen árbitro. He hecho un montón de eso para ambos lados. Así que si puedo ayudarles, díganmelo”, aseguró el presidente estadounidense a su par vietnamita en Hanoi.

Loading...
Revisa el siguiente artículo