Brasileñas rompen tabú y hablan de aborto ilegal

Por Agencias

El doctor llegaba tarde. Las mujeres se sentaron en silencio en la zona de espera de una clínica de un exclusivo vecindario de Río de Janeiro hasta que, superadas por los pensamientos sobre lo que estaban a punto de hacer y qué podría pasarles, comenzaron a hablar.

Una contó que tenía una relación con un capo del narcotráfico y que sabía que la obligaría a tener a “su” hijo si se enteraba de que estaba embarazada. Otra era una exitosa mujer de negocios que se había separado del padre de sus hijos y quedó embarazada accidentalmente de otro hombre. Otra sólo lloraba.

Una cuarta, Roberta Cardoso, se había quedado embarazada de forma inesperada de su novio y sentía que no era lo suficientemente madura para ser madre.

Como en muchos países, el aborto es un tema tabú en Brasil, una nación socialmente conservadora con la mayor población católica del mundo y una creciente comunidad evangélica. La interrupción del embarazo es ilegal allí, salvo cuando la salud de la madre está en riesgo, si fue víctima de una violación o cuando el feto sufre un problema cerebral, generalmente fatal, llamado anencefalia.

Pero ante una creciente ola de conservadurismo y la preocupación de que el aborto pueda verse más restringido en el futuro, las mujeres están dando un paso adelante para compartir sus experiencias con la esperanza de que cristalicen en más apoyos para un mayor acceso a esta práctica.

“Hemos dejado de pensar en esto como un tema privado. Es un tema público”, dijo Rosangela Talib, coordinadora del grupo Católicas por el Derecho Decidir, un prominente defensor de los derechos reproductivos en el país.

Se estima que entre 400 mil y 800 mil mujeres se someten cada año a un aborto en Brasil, la mayoría de ellos ilegales. Según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, más de 200 mujeres fallecieron en 2015 tras interrumpir sus embarazos. Si son descubiertas, pueden ser condenadas a hasta tres años de prisión, y el médico que realice el procedimiento hasta a cuatro, aunque estos procesos son poco frecuentes.

Más de 170 mujeres, incluyendo importantes actrices, directoras y académicas, han firmado un manifiesto declarando públicamente que abortaron. Miles han salido a la calle para protestar contra los intentos de restringir el derecho al aborto y más de 34 mil firmaron peticiones enviadas al Congreso.

Cuando el Instituto Anis-Bioethics, una ONG que investiga los problemas de las mujeres, hizo un llamado en Facebook pidiendo testimonios, recibió 110 en apenas 19 días.

Loading...
Revisa el siguiente artículo