Theresa May. Da ultimátum a Rusia por caso de ex espía

Por Agencias

Es “muy probable” que Rusia sea responsable de envenenar al ex espía ruso Sergei Skripal y su hija con un agente nervioso de grado militar en el suroeste de Inglaterra la semana pasada, declaró ayer la primera ministra británica, Theresa May.

La autoridad británica indicó que de demostrarse la participación del Kremlin, sería considerado un “uso ilegal de la fuerza por parte del estado ruso contra el Reino Unido”. La primera ministra dio de plazo al embajador ruso hasta hoy para responder.

“No fue un ataque sólo a Skripal sino contra Reino Unido y toda su población”, ha aseverado de forma contundente May.
May agregó que Skripal y su hija fueron envenenados con una forma de agente nervioso llamado Novichock y que había dos explicaciones posibles: que el ataque fue un acto del estado ruso o que Rusia ha perdido el control de una sustancia prohibida.

La primera ministra habló ante la Cámara de los Comunes después de encabezar una junta del Consejo de Seguridad Nacional para escuchar las últimas noticias del caso. La funcionaria ha estado bajo presión para castigar a Moscú con sanciones, expulsiones diplomáticas y otras medidas en respuesta al envenenamiento, el más reciente en una serie de percances que suceden a rusos en Gran Bretaña en los últimos años.

Kremlin lo niega

El Kremlin ha rechazado las acusaciones de estar detrás de todo. El vocero presidencial Dmitry Peskov dijo a los reporteros que Skripal trabajó para la inteligencia británica y fue envenenado en territorio británico, y por lo tanto, el incidente nada tiene que ver con Rusia, mucho menos con el liderazgo ruso”.

El envenenamiento de Skripal y su hija “se ve mucho como si fuera un intento de asesinato auspiciado por un estado”, afirmó el lunes el legislador Tom Tugendhat, presidente del comité de Asuntos Exteriores.

“Y, francamente, me sorprendería que no señalara al Kremlin”, añadió en declaraciones para la BBC.

Skripal y su hija Yulia siguen en estado crítico tras el ataque del 4 de marzo con un agente nervioso. También un policía que enfermó sigue hospitalizado en estado grave, aunque funcionarios británicos han indicado que puede sentarse y hablar.

Las autoridades británicas han descrito el riesgo para el público como bajo, aunque han instado a las personas que consumieron en un restaurante y un bar donde se cree que estuvieron los Skripal a lavar su ropa y tomar otras precauciones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo