España grita: “Es violación, no es abuso”

Por MetroRD

En un fallo que indigna a los españoles, ayer “La Manada”, denominación que se le dio a un grupo de cinco jóvenes sevillanos acusados de violación colectiva contra una mujer en las fiestas de San Fermín, fue sentenciado a nueve años de prisión por abuso sexual continuado, que bajo las leyes españolas no connota violencia ni intimidación.

La víctima señala que accedió a acompañar a la banda, que le prometió llevarla hasta el grupo con el cual ella había llegado a la ciudad, pero la dirigieron a un punto donde procedieron a violarla.

José Ángel Prenda, Alfonso Cabezuelo, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero y Ángel Boza, de entre 27 y 29 años, grabaron los hechos del 7 de julio de 2016, presumieron de sus actos a través de un grupo de WhatsApp denominado “La Manada” y, al día siguiente, fueron detenidos.

Mientras la fiscalía pedía 22 años de prisión para cada implicado por los delitos de agresión sexual continuada, robo con intimidación al sustraerle el teléfono y contra la intimidad por grabar y difundir los videos del delito, desde las calles pedían directamente 25 años por violación.

No obstante, para la justicia española fue abuso sexual continuado, por lo que recibieron nueve años de cárcel, cinco años de libertad vigilada cumplida la condena, “una indemnización conjunta y solidaria” para la víctima de 50 mil euros y 1.531 euros al Servicio Navarro de Salud.

Indignación social

Miles de mujeres se tomaron las calles de España indignadas luego del fallo. Madrid, Barcelona y Santiago de Compostela son algunas de las ciudades que se llenaron con  las consignas “La Manada somos nosotras”, “No es un abuso, es una violación”, “Si nos tocan a una, nos tocan a todas” y “Yo sí te creo”.

Ya antes se habría incendiado la percepción pública, luego que a finales del año pasado el juez del caso decidiera incluir en la instrucción la investigación de un detective privado sobre la vida de la denunciante. A partir de ahí, se ha extendido por redes sociales la fórmula “Yo sí te creo” y que ha aparecido incluso en graffitis en Madrid.

Además, el abogado defensor, quien dijo que “probablemente” sus clientes “no son modelo de nada, pueden ser verdaderos imbéciles (…) pero son buenos hijos”, calificó los videos como una “película pornográfica” y que no era agresión sexual.

Loading...
Revisa el siguiente artículo