Millennial es condenado a dejar la casa de sus padres

Por Agencias

A los 30 años, un hijo ya no puede vivir en casa de sus padres y ser mantenido por ellos, dictaminó ayer un juez de Nueva York, tras una demanda que ha sorprendido a más de uno.

En una decisión histórica,  el juez ordenó a Michael Rotondo, un hombre de 30 años de edad, que se mude de la casa de sus padres, después de que ellos presentaran su caso ante una corte por no querer abandonar la casa.

Michael, quien se representó a sí mismo ante la Corte Suprema Estatal, pidió seis meses más para poder dejar su casa, algo que fue calificado como “indignante” por el juez Donald Greenwood. Le pidió hablar directamente a sus padres, pero éste lo rechazó.

Después del veredicto en contra, Michael respondió a los periodistas que planea apelar la sentencia.
Aseguró que tiene “un negocio” para mantenerse, pero no quiso dar más detalles. De acuerdo al periódico The Guardian, también se defendió diciendo que él tenía su propia recámara, que no vivía en un sótano y que se hacía responsable de su lavandería.

Al salir de las instalaciones de la Corte, como informó el sitio local Syrcause.com, se dirigió a casa de la casa de sus padres.

Obligados a demandarle

Christina and Mark Rotondo of Camillus se cansaron de que su hijo no tuviera intención de abandonar el hogar pese a estar ya en la tercera década de su vida. Por eso, desde febrero comenzaron a hablar sobre el tema y, para ello, le dejaron varios mensajes.

“ Después de una discusión con tu madre, hemos decidido que debes abandonar esta casa de inmediato.

Tienes 14 días para desalojar. No se te permitirá regresar. Tomaremos las medidas necesarias para hacercumplir esta decisión”, fue el sutil mensaje que le dejaron el 2 de febrero. Pero Michael lo ignoró.  La pareja no desistió y tan solo cinco días más tarde volvieron a recordarle su decisión y, para ayudarlo, le ofrecieron 1,100 dólares.  Pero nada de todo esto funcionó, por lo que el 5 de marzo los padres volvieron a dejarle otra nota para recordarle que el 15 de marzo debía abandonar la casa.“

Hasta ahora no hemos visto ningún interés en prepararte para irte. Te avisamos de que iniciaremos los pasos necesarios para que salgas de la casa como te hemos pedido”, le recordaron.

La quinta y última nota, datada el 30 de marzo, tampoco cambió las cosas. Ante esta situación, los ya cansados progenitores decidieron acudir a la justicia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo