El nuevo “Ecce Homo”: un querubín cachetudo

Una escultura de ángel desaparecida del retablo del altar mayor de la Parroquia de San Sebastián fue sustituida hace años por un malogrado dibujo

Por Agencias

El patrimonio español restaurado nunca deja de sorprender: cada poco aparece un nuevo destrozo, una dudosa creación llena de buenas intenciones pero carente de responsabilidad artística.

Una na nueva pieza se suma a la lista. Se trata de un querubín que forma parte del retablo mayor de la parroquia de San Sebastián de Reinosa, en España.

Lo llaman el nuevo “Ecce Homo” reinosano y es el dibujo de una cara con cachetes rosas, pelo negro y una sonrisa que en vez de representar un ángel, parece más una caricatura.

Reacciones en contra

La asociación Profesional de Conservadores Restauradores de España (ACRE) publicó en su cuenta de Facebook que se trata de otro caso de atentado al patrimonio cultural a  causa de malas prácticas  e intervenciones irregulares.

De acuerdo con el diario El Montañés, el párroco de Reinosa, Eduardo Guardiola, en cambio, rechaza la comparación con la malograda obra de Borja. “En ese espacio había un ángel que ya había desaparecido. Lo que se ha hecho es componer la cara para que no desdijera del conjunto, para que se supiera lo que había antes. Esta acción no tiene nada que ver con una restauración mal ejecutada”, argumenta. Otro de los factores que explica diferencian este caso de otros mediáticos es que, “para verlo hay que mirarlo con un teleobjetivo. No desdice porque casi no se ve”.

Aunque se desconoce en qué momento se pintó, los más viejos de la población la han conocido de toda la vida y hay quien apunta que pudo ejecutarse en la época de la Guerra Civil, en una iglesia que tiene valor artístico como ejemplo de arquitectura barroca.

Expertos en patrimonio critican que se esté dando importancia a este asunto en los medios de comunicación cuando hay otros problemas de conservación graves, que no se dan en este caso.

Creen que la imagen no resta valor al retablo y que la iglesia de San Sebastián está perfectamente conservada.

Loading...
Revisa el siguiente artículo