Otra pelea en la Casa Blanca ¿quién fue?

Tras la publicación de un mordaz artículo de opinión anónimo de un alto funcionario de Trump, The New York Times se negó a divulgar su fuente

Por Agencias

Una columna de opinión en el New York Times escrita por un alto funcionario del gobierno que dice formar parte de una “resistencia” que trabaja “desde adentro” para frenar las “peores tendencias” del presidente Donald Trump ha provocado un febril juego de adivinanzas dentro y en los alrededores de la Casa Blanca sobre la identidad del autor.

Altos funcionarios de gobierno, entre ellos la oficina del vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo, declararon ayer que no fueron ellos.


Muchos funcionarios designados por Trump nos hemos comprometido a hacer lo que esté a nuestro alcance para frenar los impulsos  más erróneos de Trump, El autor no identificado de la editorial del New York Times


Un Trump enfurecido tuiteó ayer por la mañana que “El Estado Profundo y la Izquierda, y su vehículo, los Medios de Noticias Falsas, se vuelven Locos y no saben qué hacer”.

Funcionarios de la Casa Blanca no respondieron por el momento a un pedido para que Trump explique por qué el autor debe ser entregado al gobierno y por qué se trata de un asunto de seguridad nacional.

Para algunos, el ultimátum parece reflejar precisamente las inquietudes que plantea el autor del ensayo sobre los impulsos del presidente. Trump ha exigido a sus colaboradores que lo identifiquen, según dos personas familiarizadas con el asunto, aunque no estaba claro cómo podrían hacerlo. Las fuentes hablaron bajo la condición de anonimato por no estar autorizadas a hacerlo públicamente.

“De la resistencia”

El autor, quien afirma que es parte de la “resistencia” al mandatario pero no de la izquierda, dijo que “muchos funcionarios designados por Trump nos hemos comprometido a hacer lo que esté a nuestro alcance para preservar nuestras instituciones democráticas y al mismo tiempo frenar los impulsos más erróneos de Trump hasta que deje el cargo”. El periódico describió al autor de la columna como un “funcionario de alto rango en el gobierno de Trump”.

Enardecido, Trump llamó a sus confidentes para descargar su furia sobre la deslealtad del autor y comentar que el “Estado Profundo” dentro del gobierno federal conspiraba contra él, según una persona familiarizada con el pensamiento del presidente, pero no autorizada a revelarlo públicamente.

Loading...
Revisa el siguiente artículo