Acusan a Venezuela de financiar caravana de migrantes

El vicepresidente Mike Pence asegura que el presidente de Honduras le dijo que la caravana de migrantes ha sido financiada por el Gobierno de Venezuela

Por Agencias

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró ayer que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, le dijo que la caravana de migrantes que se dirige al país estadounidense ha sido financiada por el Gobierno de Venezuela.

“El presidente de Honduras me dijo que (la caravana) fue organizada por grupos de izquierda hondureños, financiada por Venezuela y enviada al norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera”, afirmó Pence en una conferencia patrocinada por el diario The Washington Post.

El vicepresidente subrayó que el Ejecutivo liderado por el presidente, Donald Trump, hará todo lo que esté en su poder para evitar que esta caravana llegue a territorio estadounidense y “viole” la frontera sur del país.

En este sentido, Pence recordó que tanto él como Trump han contactado con los presidentes de Honduras y Guatemala y han trabajado estrechamente con las autoridades mexicanas para tratar de frenar la comitiva de migrantes hondureños.

La caravana, que partió el pasado 13 de octubre de San Pedro Sula (Honduras) en dirección a Estados Unidos, está formada actualmente por más de 7.000 personas, según estimaciones de la ONU.

Huyen de la violencia

En entrevistas a lo largo del viaje los migrantes han dicho que huyen de la violencia, la pobreza y la corrupción generalizadas en Honduras. La caravana es diferente a las migraciones masivas anteriores por su gran número y porque en gran parte comenzó espontáneamente a través de un boca en boca.

Los migrantes recibieron ayuda el domingo de mexicanos que les ofrecieron comida, agua y ropa. Cientos de lugareños que conducían camionetas, furgonetas y camiones de carga se detuvieron para permitirles subir a bordo.

Funcionarios de Defensa Civil del estado de Chiapas, en el sur de México, dijeron que habían ofrecido llevar a los migrantes en autobús a un refugio establecido por funcionarios de Migración a unos siete kilómetros a las afueras de Tapachula, pero los migrantes se negaron a ir temiendo que una vez que abordaran los autobuses serían deportados.

Loading...
Revisa el siguiente artículo