La sonda estadounidense InSight de la Nasa toca Marte

Por Agencias

La sonda espacial InSight ha aterrizado con éxito tras hacer frente a los llamados “siete minutos de terror” justo antes de aterrizar en Marte.

La emisión en directo de la maniobra por parte de la NASA se inició a eso de las 17:00 horas de Chile (15:00 hrs de Estados Unidos del este) a Marte, en un aterrizaje sumamente complejo y que culmina un viaje de más de 300 millones de kilómetros. “Te siento, Marte. Y pronto conoceré tu corazón. Tras aterrizar bien, estoy aquí. Estoy en casa”, decía el perfil oficial en Twitter de la sonda InSight, que desde que fue lanzado el pasado 5 de mayo, ha ido retransmitiendo los hitos de su viaje por el Sistema Solar.

El proceso fue perfecto: la activación del paracaídas, el despliegue de sus patas y la reducción de velocidad de 19.800 km/h a 8 km/h en apenas siete minutos.

La primera foto fue enviada por dos satélites que acompañaron al InSight durante su travesía a Marte.

El módulo estacionario, despegó el pasado 5 de mayo desde la Base Aérea Vandenberg, en California, y usará una excavadora mecánica para perforar hasta unos 5 metros (16 pies) de profundidad y medir la temperatura interna del “Planeta Rojo”, además de cualquier movimiento interno con ayuda de un sismógrafo.

Primer chequeo interno a Marte

El objetivo principal de la misión es estudiar el interior del planeta porque todos los datos que tenemos son indirectos, tomados mediante observaciones desde la Tierra y con los orbitadores de Marte.

Será la primera vez que se tomen datos in situ. Va a ser como tomar el pulso al planeta o hacerle un chequeo desde la superficie”, explica García Pla. Según recuerda, en los años 70 la NASA intentó estudiar la actividad tectónica de Marte con las sondas Viking, pero su sensibilidad era muy baja.

InSight está dotada de un sismómetro de concepción francesa, SEIS, que será posado directamente sobre el suelo marciano y escuchará sus más mínimas vibraciones: ondas de choque de meteoritos, movimientos de tierra, crujidos de estratos rocosos, incluso puede ser que movimientos de magma profundos.

Otro instrumento destacable, de origen alemán, es el HP3, que deberá excavar entre 3 a 5 metros la superficie de Marte para tomar su temperatura. Los sensores de vientos de la nave son de diseño español.

Loading...
Revisa el siguiente artículo