Justicia argentina y príncipe saudí bajo la lupa internacional

Por Agencias

Un fiscal argentino pidió averiguar si en Arabia Saudita y Yemen existen procesos judiciales en contra del príncipe saudí Mohammed bin Salman por delitos de lesa humanidad, antes de resolver si la justicia argentina debe impulsar una causa en su contra a pedido de un organismo humanitario.

El príncipe saudita llegó a primera hora de ayer a Buenos Aires para asistir a la Cumbre del G20 que tendrá lugar el viernes y sábado.

El juez Lijo recibió recientemente una denuncia de Human Rights Watch en contra del príncipe heredero, señalado como presunto responsable de crímenes de guerra en Yemen y de haber ordenado el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi en Estambul en octubre. El fiscal Ramírez colabora con el magistrado en este caso.

El juez debe decidir ahora si da curso a lo solicitado por el fiscal, quien busca determinar si procede que la justicia argentina investigue al príncipe.

Ramírez indicó además en su dictamen que, si prospera, este caso podría ser de competencia exclusiva de la Corte Suprema Argentina, según extractos de su escrito reproducidos en medios de prensa.

El tiempo que le llevaría al juez decidir si avala el dictamen del fiscal y el eventual pedido de exhortos a Yemen y Arabia Saudita a través de la cancillería argentina hacen muy improbable que la justicia del país sudamericano decida en el corto plazo las medidas que tomaría sobre la situación del príncipe.

El polémico heredero de la corona saudita se dirigió a la embajada de su país en Buenos Aires, donde se extremaron las medidas de seguridad con un vallado y decenas de agentes policiales.

Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, valoró positivamente la medida del fiscal al señalar en un comunicado que “al avanzar hacia una investigación formal, las autoridades judiciales argentinas están enviando un mensaje claro: ni siquiera los más poderosos, como Mohammed bin Salman, están por encima de la ley y serán sometidos a escrutinio si están implicados en crímenes internacionales”.

El dirigente humanitario indicó que “una nube de sospechas” se cernirá sobre el príncipe mientras intenta “reconstruir su reputación destrozada en el G20”. Los líderes mundiales “deberían pensar bien si desean tomarse fotos junto a alguien que podría terminar investigado por crímenes de guerra y torturas “, agregó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo