La inamovilidad de los jueces

Por José Miguel Mañón Martínez

Los jueces de la Suprema Corte de Justicia en la República Dominicana depende del poder político que se ejerce desde la Presidencia de la República, lo que constituye una injerencia en ese poder de Estado, es por tanto que yo entiendo que los jueces de este tribunal deben ser de por vida para que se garantice un verdadero Poder Judicial con jueces que respondan única y exclusivamente a la justica, como ocurre en otros países, tanto de este continente, como del europeo.

Porque yo entiendo que los jueces de la Suprema Corte de Justicia deben ser inamovibles, al menos que estos renuncien, fallezcan o comentan faltas graves en el ejercicio de sus funciones, porque de esa manera los presidentes turno no podrán mover jueces, porque no responde a su linaje político, como ha ocurrido en los últimos Consejo Nacional de Magistratura, que se designaron jueces en el Tribunal Constitucional simplemente porque le hicieron campaña al presidente de turo y este le pago el favor.

Los jueces de este tribunal según establece el artículo 151 de la Constitución dominicana que habla de la " Independencia del Poder Judicial" dice, en su literal dos (2), que el retiro obligatorio de estos jueces es a los sesenta y cinco años (75), lo que a mí entender y puedo estar equivocado es un absurdo, debido a que la condición para ser juez es ser primero abogado y a ningún abogado se le limita su ejercicio por su edad, es más, es al único poder del Estado que se le pone límite de edad al ejercicio de sus funciones porque a los demás solo se le pide la edad para poder optar por él.

Concluyo diciendo que una eventual Reforma a la Constitución debe abordarse este tema del Poder Judicial, quitando la limitante del retiro, pero aun juez que tenga 75 años sí se le debe hacer una evaluación de lugar debido a que no se puede tener un juez que no tenga la capacidad de partir juez por una enfermedad crónica que afecte su juicio, solo así perdería ese juez su condición de inamovidad, ya que sí el juez con esa edad mantiene una lucidez, no hay razón alguna para ser separado de la judicatura, el gran maestro del derecho dominicano Dr. Ramón Pina Acevedo ejerció el derecho hasta su muerte a la edad de 96 años.

Por: José Miguel Mañón Martínez

Estudiante de Derecho de la UASD

Loading...
Revisa el siguiente artículo