Raspado vaginal y otros novedosos tratamientos que no conocías

Cuando escuchas hablar de “rejuvenecer la vagina”, ¿sabes de qué se trata?

Por Carlos J. Basora O.

El raspado vaginal se hace por motivos simbólicos como restaurar la vagina. Ha habido casos tan mediáticos como el de Melanie B, ex Spice Girl, quien anunció que se haría un raspado vaginal para quitarse todo “rastro” de su ex marido. Tras su declaración pública, hubo polémica: ¿no es peligroso e incómodo? ¿No puede traer consecuencias a largo plazo? Por esta razón, dialogamos con la cirujana Lina Triana, autora del libro “El renacimiento de la vagina”, quien comenta que estos procedimientos van más allá de razones simbólicas, además de explicar que hay formas de evitar efectos secundarios.

¿Qué es el rejuvenecimiento vaginal?
“Estamos quitando la primera capa de la mucosa, que es como la piel de la vagina, que normalmente durante la menstruación se raspa de forma natural”, explica a Metro Triana. “Tomamos la mucosa vaginal y artificialmente, arrancamos toda esa piel […] Es más simbólico que real, porque en realidad no se hace un cambio funcional. Y esto se hace por muchas razones: hay pacientes a los que les crece la piel porque sí. Y empiezan a tener sangrados. Y eso hace que sea molesto, entonces el ginecólogo raspa esas paredes para que nazca nueva piel y más fuerte. Pero esto es si la piel de la vagina se engrosó de manera no natural”, afirma.

Otros procedimientos de rejuvenecimiento vaginal que no conocías Internos
Intervenciones no quirúrgicas

Láser: “Hay diferentes tipos de láser para dentro de la vagina. Lo que se hace es estimular la producción de colágeno para las paredes de la vagina y en algunos casos, depende del aparato que se use y se aumenta la formación de nuevos nervios para contribuir la sensibilidad. Y esto incrementa la sensación durante la relación sexual.”

Radiofrecuencia: “Este también produce un calentamiento en las paredes de la vagina para que se pongan más gruesas y de esta manera haya más gratificación sexual. Con estos aparatos, dentro de la vagina, lo que podemos hacer, también, es mejorar la mucosa, la piel de la vagina en mujeres con menopausia y que tienen problemas de lubricación”, explica la experta.

Ácido hialurónico: “Si se coloca en las paredes vaginales, donde están la mayor cantidad de receptores, estamos aplicando a esa área receptores de sensibilidad. Es lo que se llama amplificación del punto G. Muchos dicen que no existe, pero lo cierto es que sí hay un lugar en la vagina donde hay más receptores. Es una zona. No estamos estrechando la vagina, sino mejoramos el deseo sexual”, afirma.

Plasma: “Esto puede servir para dos cosas, como el ácido hialurónico, puede amplificar los receptores para mejorar el deseo sexual y también para lubricación.”
Estos procedimientos también ayudan a mujeres que tienen incontinencia de esfuerzo, afirma la doctora. Esto sucede cuando se realiza una actividad física y salen gotas de orina. Con un láser se puede corregir esto, aunque no es un procedimiento definitivo.

Intervenciones quirúrgicas

“Acá usaríamos otro tipo de láser para abrir las paredes de la vagina y amarrar los músculos que se aflojan. ¿Por qué se aflojan esos músculos? Por varias razones. Simplemente por el envejecimiento y la gravedad. También pasa muy comunmente luego de los embarazos. Cuando el bebé está dentro de la madre, su peso también está recostado en los músculos que sostienen la vagina. Como esta es un canal largo, si quitamos ese peso, los músculos quedan flojos. Esto hace que durante la relación sexual la mujer pueda apretar menos fuerte las paredes de la vagina y esto hace que haya menos roce, por lo que hay menos gratificación sexual.”, afirma la experta en salud.

Externos

Estos procedimientos buscan mejorar la parte estética o funcional del exterior de la vagina. “Hablamos de la parte del pubis, que es un colchón natural de grasa que tenemos encima de los labios de la vagina y actúa como tal. Podemos trabajar varias cosas: hay mujeres que lo tienen muy grueso y se les nota a través de la ropa apretada o lo tienen demasiado delgado y les duele en la relación sexual. Hay otras mujeres que con el tiempo se les afloja y hay que levantarlo. Asimismo, cuando hablamos de la parte externa hablamos de los labios mayores, esos labios son gruesos cuando nacemos. Cuando envejecemos, se consumen y se aflojan. Podemos cortarlos en cirugía cuando son demasiado flojos o hacer procedimientos no quirúrgicos, como el ácido hialurónico para mejorar el tono o algunos aparatos como radiofrecuencia para encoger la piel. Estos labios se pueden poner oscuros y se puede trabajar con diferentes tipos de láser para que la piel se aclare poco a poco”, explica
“Si hablamos de labios menores, pueden ser largos y hacer que las mujeres se pellizquen al hacer actividad física. Pero los labios están ahí por una razón. No se pueden cortar, sería amputarlos. Eso es un error. Ellos protegen la entrada de nuestra vagina. Si se corta completamente, porque cuando la mujer tenga la menopausia, si no hay una puerta que la cubra, su vagina estará seca, irritada y tendrá una vulvovaginitis, que es una inflamación crónica. Además, estos son importantes cuando orinamos. Si no los tenemos, la orina puede caernos sobre el muslo. Hace tiempo cuando pensábamos en rejuvenecimiento cortábamos los labios y es un error. Muchas veces el labio menor está largo, pero tiene exceso de piel que cubre el clítoris. Si lo quitas, el clítoris queda como un pene y también hay corregir capuchones del clítoris para evitar el mal olor ”, afirma Triana. “Cuando intervienes, debes tener experiencia para que todo quede bien hecho.”, explica.

Loading...
Revisa el siguiente artículo