¿Quién manda en el Sebin y la Faes, las temidas policías de Nicolás Maduro?

Por MetroRD

Como un secuestro fue tildada la detención del abogado Roberto Marrero, ex defensor de Leopoldo López, jefe de despacho y mano derecha de Juan Guaidó. El Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) fue acusado de ser el responsable de ello y de irrumpir en la vivienda durante la madrugada del viernes derribando las puertas.

Su vecino, el diputado de oposición Sergio Vergara, también fue blanco del ataque. Lo tomaron, pusieron boca abajo y, según narró a través de Twitter, “entraron más de 40 funcionarios del Sebin con armas largas y 12 camionetas. La casa de Roberto fue violentada. Estuvieron más de tres horas en nuestras viviendas, se llevaron a Roberto y a mi chofer”.

Pero éste sólo ha sido uno de los episodios protagonizados por los uniformados, que se acompañan por funcionarios de la Fuerzas de Acciones Especiales (Faes). El informe del Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) arrojó que el año pasado la fuerza ejercida por el Estado que resultó en daño y violencia se incrementó. Y cómo no.

Con el gobierno de Hugo Chávez, el Sebin, organismo de inteligencia y contrainteligencia interior y exterior de Venezuela, fue tomando mayor fuerza. Su modelo se inspiró en el Servicio de Inteligencia peruano de Fujimori y está en las manos de Manuel Christopher Figuera, fiel brazo armado de Maduro.  La labor del organismo es “la neutralización de amenazas reales o potenciales para el Estado venezolano”, pero las torturas y muertes han invadido los antecedentes, lo que ha derivado en que el edificio donde operan sea llamado el “Guantánamo venezolano”.
En cuanto a la Faes, la institución tiene cifras más que oscuras. También pertenecen a la Policía Nacional Bolivariana (PNB).  Son quienes entre enero y diciembre de 2019 asesinaron a 205 personas, según registros.

Son los protagonistas de varias masacres y, según su manifiesto institucional, son “los que no desmayan, los que no descansan, los protectores del pueblo”. “La pesadilla de los delincuentes. Somos implacables”, continúa su presentación. Pero lo que realmente son, según estudios y estadísticas, dista de lo que dicen ser.

Comenzaron a operar en julio de 2017 presentados por Maduro como una agrupación de élite para “combatir el crimen organizado y el terrorismo”. Este brazo táctico de la PNB comenzó sus funciones con 641 agentes y sólo un año después había duplicado a los uniformados en sus filas. Los 1.290 agentes integran seis divisiones: Antidrogas, Contra la Delincuencia Organizada, Respuesta Inmediata, Contra Delitos Económicos, Casos Especiales y Brigada Canina.

Según el OVV, entre mayo y noviembre de 2017, meses inmediatos a la implementación de las Faes, el 31% de los homicidios cometidos por los cuerpos de seguridad del Estado venezolano en el área metropolitana de Caracas cayó en sus manos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo