¿Cuáles fueron los resultados del G7?

La 45ª cumbre del G7 se celebró del 24 al 26 de agosto de 2019 en Biarritz, Francia. Metro investiga los momentos clave.

Por Miguel Velázquez |Metro World News

Con algunos temas como el comercio mundial, el cambio climático, los impuestos a las empresas de tecnología y los incendios en la Amazonia, este lunes concluyó la Cumbre del Grupo de los Siete (G7), la reunión de las siete economías más poderosas del mundo: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

“He visto las Cumbres del G7, G8 y G20 durante mucho tiempo, y he asistido a una serie de ellas. Por lo general, se puede seleccionar un tema y decir que hay una particularidad que caracteriza el resultado de una reunión. Esta vez eso no es así”, explica Richard Murphy, profesor de Práctica en Economía Política Internacional y director de Tax Research UK. “A menos que miremos un poco más profundo. Entonces podemos ver que esta Cumbre se caracterizó por las diferencias, ya sea entre el Reino Unido y la UE y los principales países europeos, o entre los Estados Unidos y China sobre el comercio y los Estados Unidos y Francia sobre los impuestos e Irán. Lo que ha caracterizado esta Cumbre es el hecho de que las principales naciones del mundo están muy alejadas entre sí, y que las diferencias parecen estar aumentando”.

En este sentido, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha negado las versiones de que los líderes del Grupo de los Siete lo recibieron de forma tensa en la cumbre de Francia.

“Los líderes se llevan muy bien”, escribió el presidente en un tweet publicado el domingo.
Luego, cuando se reunió con el Primer Ministro británico Boris Johnson, se le preguntó a Trump si lamentaba algo de las relaciones con China. “Lamento muchas cosas”, respondió el presidente, antes de insistir en que “nos llevamos muy bien con China en este momento”.

Visita a Irán, la sorpresa del G7

Uno de los momentos que marcaron la cumbre de Biarritz, Francia, fue la visita al país del negociador iraní Mohamed Yavad Zarif, en un hito que cobra mayor importancia para el marco y la forma en que se desarrolló.

“Esta fue una gran sorpresa que creo que pocos esperaban”, dice el profesor Richard Murphy. “Espero que los EE.UU. lo supieran de antemano. No está claro. Lo que es evidente es que la visita puso de manifiesto lo mucho que Europa quiere mantener el acuerdo nuclear con Irán y lo indiferentes que es Estados Unidos al respecto. Francia intentó hacer un truco para ayudar a conseguir el objetivo de Europa. No estoy seguro de que haya funcionado. En ese caso, esto podría haber empeorado las cosas, no mejorado”.

Finalmente, esta cumbre mostró que las relaciones entre las principales potencias se han degradado, considera Murphy: “El G7 en 2018 no fue fácil. Recuerden que Trump se fue temprano y no hubo un comunicado final como resultado. Esta vez el comunicado fue abandonado para tratar de mantener las cosas por buen camino, pero es una señal segura de cómo se han deteriorado las relaciones entre EE.UU. y sus socios, y también entre el Reino Unido y la UE, donde las tensiones se han disimulado muy poco. La Cumbre de 2018 fue una conmoción porque era evidente que el mundo se encontraba en una crisis diplomática que se ponía de manifiesto con tensiones muy reales. Esta Cumbre confirma que las cosas todavía están muy mal, y que están empeorando”.


P&R

¿Cuáles son los aspectos más destacados de la cumbre del G7?

– El momento más dramático de la cumbre fue la aparición por sorpresa del Ministro de Asuntos Exteriores iraní, Javad Zarif. La invitación de Emmanuel Macron fue una obra maestra de la diplomacia, y espero que esto conduzca a una nueva ronda de conversaciones diplomáticas para resolver las actuales tensiones internacionales. Otro punto culminante fue también una sorpresa: el almuerzo de Macron con Donald Trump el primer día . Los dos líderes hablaron durante dos horas y prepararon el escenario para lo que resultó ser una cumbre productiva. El movimiento para sorprender a Trump con el almuerzo fue ciertamente un esfuerzo para evitar la calamidad que el anfitrión del año pasado, Justin Trudeau, enfrentó cuando el presidente estadounidense ‘no firmó’ la declaración de los líderes después de marcharse.

¿Qué pasó después de la llegada del ministro de Asuntos Exteriores de Irán?

– Comenzó como un rumor de que un avión iraní había aterrizado aquí. Minutos más tarde se confirmó y hubo un verdadero ajetreo de actividad mientras la gente intentaba averiguar exactamente qué estaba pasando, qué significaba, y si se reuniría con alguien de la delegación estadounidense. Ciertamente fue un momento que hizo que se inyectara un poco de drama en lo que de otra manera había sido una cumbre relativamente aburrida.

Comparando el G7 de 2018 y el actual, ¿qué cambios hubo?

– Las cumbres del G7 son bastante previsibles y esta cumbre no ha sido muy diferente de las que la precedieron. Los anfitriones franceses hicieron un gran esfuerzo por iniciar un “formato renovado” para la cumbre invitando a varios participantes, entre ellos Australia, Chile, India y Sudáfrica. Pero esto no es tan nuevo, el G7 tiene una larga historia de invitar a los que no son miembros a que asistan a la reunión sobre una base ad hoc.

El presidente Trump habló sobre la readmisión de Rusia al grupo. ¿Podría ocurrir esta situación en el futuro?

– No insistió en la readmisión de Rusia, simplemente reflexionó sobre la idea, lo que llevó a una larga conversación entre los líderes en la primera noche de la cumbre. No hay ningún deseo de que los demás miembros del grupo dejen que Rusia se reincorpore al club mientras el señor Putin no respete la integridad territorial y la soberanía de Ucrania. Dicho esto, el Sr. Trump será el anfitrión de la próxima cumbre del G7 y es libre de invitar a quien quiera, pero creo que es poco probable que invite al Presidente ruso, sobre todo porque la cumbre se celebrará pocas semanas antes de las próximas elecciones estadounidenses.

¿Qué otros momentos destacaron en la Cumbre del G7?

– Creo que es importante señalar que el Sr. Macron hizo un trabajo magistral en el uso de los incendios forestales en el Amazonas para centrar la atención en lo que siempre iba a ser su prioridad para la cumbre: la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. No sólo pudo ejercer presión sobre el presidente brasileño Jair Bolsonaro para que tomara cartas en el asunto, sino que también ha sido capaz de impulsar la acción en una serie de cuestiones medioambientales, desde los plásticos oceánicos hasta la biodiversidad.


P&R

 ¿Cuáles son los aspectos más destacados de la cumbre del G7?

– El punto culminante: El presidente francés Emmanuel Macron cumplió con su lema “Planeta Primero” con su declaración “Nuestra casa está ardiendo. Literalmente”.

Macron sentó entonces una agenda de emergencia para la cumbre del G-7 después de castigar al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por no salvaguardar la selva amazónica: “los pulmones que producen el 20% del oxígeno de nuestro planeta”.

Bolsonaro ha sido acusado de eliminar las restricciones ambientales para que las industrias madereras, mineras y agrícolas puedan quemar cantidades excesivas de la selva amazónica y luego beneficiarse de los vastos recursos de la Amazonía a expensas de las especies exóticas y de los pueblos autóctonos que allí habitan.

Brasil no se compromete en breve a hacer frente al cambio climático, Francia tiene el poder de vetar el acuerdo comercial de Mercosur entre la UE y Brasil, además de Argentina, Paraguay y Uruguay. El propio Bolsonaro ha elogiado al Mercosur como “uno de los acuerdos comerciales más importantes de todos los tiempos”. El acuerdo del Mercosur exige explícitamente un compromiso con la protección del medio ambiente.
Ahora, bajo presión internacional, Bolsonaro ha enviado al ejército brasileño a la Amazonia en un esfuerzo por apagar los incendios, mientras que Macron ha prometido recaudar fondos de los países del G-7 para ayudar a proteger la biodiversidad de la Amazonia e invertir en la reforestación.

Comparando el G7 de 2018 y el actual, ¿qué cambios hubo?

– En comparación con el G-7 en 2018, el Presidente Macron ha tratado de hacer que el foro del G-7 sea más interactivo y algo menos “club” de poderes liberal-demócratas.

El enfoque de Macron es ampliar el número de participantes incluyendo democracias liberales con una gran influencia regional; Estados socios africanos que esperan establecer relaciones con Francia, la UE y los países del G-7; y representantes clave de la sociedad civil. Entre estos últimos se encuentran jóvenes, mujeres, organizaciones no gubernamentales, sindicatos, empleadores, grupos de reflexión, academias de ciencias, abogados y universidades. El G-7 de Macron también involucrará a las localidades de la región general de Biarritz en discusiones para ayudar a combatir la desigualdad y proteger la biodiversidad y los océanos.

Aunque no habrá un comunicado final, en gran parte porque Macron dijo que fue inútil obtener el consentimiento de Donald Trump, se espera que el G-7 de 2019 redacte acuerdos de firma entre las naciones africanas y los países del G-7 sobre temas como la biodiversidad y las desigualdades de género.

Esta cumbre fue la primera del Primer Ministro Boris Johnson, ¿cómo le fue?

– Aunque el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, no es desconocido para Trump y la mayoría de los líderes del G-7, la cumbre del G-7 es su primer acto importante en el escenario internacional. En efecto, Johnson está atrapado entre la espada y la pared, entre los americanos y los europeos, ya que necesita desesperadamente un acuerdo comercial con la administración Trump después de que el Brexit limite el comercio con los europeos. Aunque se sabe que Trump apoya la postura pro-Brexit de Johnson, este tampoco puede ser visto como la marioneta de Trump, ya que el electorado nacional de Johnson se opone firmemente a la postura de Trump en contra de la protección del medio ambiente y en contra del acuerdo nuclear con Irán.

Como partidario de Brexit, Johnson afirma que podrá hacer un mejor trato con la Unión Europea que la ex Primera Ministra del Reino Unido, Theresa May.

El principal tema de controversia entre Johnson y la Unión Europea es el punto de apoyo irlandés, que representa un importante punto de entrada de comercio entre Inglaterra e Irlanda, miembro de la UE. Macron, y otros líderes de la UE, han argumentado que el respaldo irlandés era “indispensable” para un acuerdo de Brexit, mientras que Johnson quiere echar por tierra las negociaciones.

¿Qué otros momentos destacaron en la Cumbre del G7?

Uno de los temas más interesantes que promueve el G-7 de Macron es el “Pacto de la Moda”. Al menos 30 o más empresas han aceptado el Pacto de la Moda y han prometido hacer más para proteger el medio ambiente y la biodiversidad de los océanos. La industria textil es responsable de aproximadamente el 20% de la contaminación de las aguas industriales, debido a la tintura y el tratamiento de los textiles, además del 10% de las emisiones de CO2 en el mundo. La industria textil también utiliza alrededor del 22,5% de los pesticidas del mundo.

La industria de la moda también ha sido acusada de explotar a los países en desarrollo, a través de bajos salarios y prestaciones, trabajo infantil y malas condiciones de trabajo. Si Macron consigue que la industria de la moda cambie su comportamiento hacia sus empleados y hacia el medio ambiente también, podría resultar en un progreso real. ¡Pero esto debe ser una acción efectiva y no otro evento mediático!


3 grandes interrogantes del G-7

Richard Murphy, profesor de Práctica en Economía Política Internacional y director de Tax Research UK, nos deja tres cuestionamientos sobre la reunión de Biarritz.

1“De esta Cumbre surgen tres grandes preguntas. La primera es si ahora vale la pena hacerlas cuando los participantes están tan obviamente en desacuerdo entre sí. Sugiero que por eso siguen valiendo la pena, pero me pregunto durante cuánto tiempo estarán de acuerdo los países implicados”.

2“En segundo lugar, es obvio que poco se logró aquí cuando había tanto que hacer en materia de medio ambiente, desigualdad comercial e impuestos. La incapacidad del mundo para abordar los problemas comunes a los que se enfrenta es preocupante”.

3“Y en tercer lugar, se necesita un nuevo formato para estos eventos. La gente está alienada por la espectacularidad, el exceso y la obvia falsedad que estos eventos siempre parecen abrazar ahora. Los líderes podrían ser mucho más amplios para hacer reuniones de bajo nivel en el futuro y hacer las cosas. No pasó mucho en Biarritz”.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo