El ayuntamiento y el significado del gobierno local

Por Carlos Muñoz

El ayuntamiento, aquella institución que heredamos de la era medieval, tristemente, al pasar el tiempo se ha ido desvinculando de las funciones para la que fue creada. No es en vano que al ayuntamiento también se le conoce con el nombre de “gobierno local” y es porque así tiene que ser. Descentralización, libertad y empoderamiento son las fórmulas que se deben utilizar para operar las instituciones de bien común y eliminar la corrupción que ha venido a alterar el correcto funcionamiento de sus sistemas; y esto no es una excepción cuando se trata del ayuntamiento para la administración de los intereses del municipio.

La necesidad de que el gobierno local sea el que proteja directamente a los ciudadanos en sus casas y lugares de recreo y trabajo, es prioridad inmediata. Una policía local municipal, que no sólo responda al ayuntamiento sino a la junta de vecinos, está claro que conviene; una policía municipal verdaderamente empoderada que trabaje en transparencia y en armonía con los vecinos.

Ya es suficiente que vivamos en una noche oscura donde los ciudadanos debemos estar preocupados que un delincuente atente en contra de nuestra vida y propiedad, y que también debamos cuidarnos de un oficial con uniforme sin identificación que trate de sacar provecho de nuestros bolsillos. La solución que proponemos cambiaría el cuerpo de protección ciudadana directa al formato de la policía municipal que esté arraigada en la vecindad, conocidos por todos en el barrio a través de las juntas de vecinos correspondientes. La policía debe ser un instrumento del municipio donde todo el mundo se conoce y donde los ciudadanos, a través de las juntas de vecinos, tengan participación de la seguridad de la comunidad. Luchamos por una ciudad y una vecindad donde verdaderamente exista un intercambio y una comunicación real entre este cuerpo y los ciudadanos.

República Dominicana es nuestra patria, pero la patria más inmediata es nuestro municipio: donde desarrollamos nuestras vidas, donde hacemos nuestros negocios, donde criamos a nuestros hijos. La seguridad de nuestros espacios es un interés que trasciende más allá de partidos, es un factor de bien común. Que el ayuntamiento se empodere y empodere a la junta de vecinos, que este tome las riendas de gobierno local, es crucial para lograr el orden y la paz que queremos en nuestra ciudad. Debemos regresar al origen del gobierno local y entender el tejido primordial de la familia, el pueblo, las asociaciones libres de vecinos. Que los lazos sociales crecen bajo el afecto y la buena voluntad de asegurar su bienestar. Este tipo de gobierno es lo que nos asegura la libertad de prosperar en paz.

 

Por: Carlos Muñoz

Loading...
Revisa el siguiente artículo