El gris perfecto ¡canas a la vista!

Cada vez más mujeres deciden abandonar los químicos para mantener su pelo al natural. Un signo de autenticidad, libertad y aceptación. Si quieres lucir este look, sigue estas recomendaciones.

Por Javiera García Vilches Metro World News

El valor de lo natural está de vuelta. Asumir los años con dignidad y dejar que el paso del tiempo provoque efectos en nuestro cuerpo es parte de una tendencia. Mientras algunas siguen buscando la clave de la eterna juventud, otras se unen a un movimiento global que reinvindica el respeto por la naturaleza.

Por eso cada vez más mujeres prefieren lucir su pelo lo más natural posible, casi como un acto de liberación. Tanto así, que el pelo gris se transformó en tendencia, y por eso algunas celebridades, como Ariana Grande, Kim Kardashian y Cara Delevingne han elegido este color para lucir en importantes eventos.

El deseo de todas es despreocuparse del tema, no depender de la peluquería ni de las tinturas que, a la larga, desgastan la fibra capilar. Dejar atrás los prejuicios de que las mujeres con canas parecen más viejas y que no ocultarlas es sinónimo de un descuido. ¿Cuántas veces hemos dicho que un hombre se ve guapo con canas? Bueno, nosotras también.

Aunque la reacción más común cuando aparecen es camuflarlas, también está la alternativa de dejarlas crecer. Y en este momento, la moda nos favorece: teñirse de tonos grises y blancos es sinónimo de estilo, vanguardia y carácter.

Si hace años que vives esclavizada a los salones de belleza y a las tinturas, quizás es hora de que te replantees si es necesario. Ahorrarás tiempo y tu billetera te lo agradecerá.

En el caso de que quieras una cabellera blanca o gris, debes tener algunos puntos en cuenta. El proceso puede volverse lento, así que cultiva la paciencia. Mientras el cabello crece, se deben soportar un mix de tonalidades entre las raíces y el resto del pelo. Un pequeño sacrificio antes de alcanzar el blanco perfecto.

PRIMER PASO

Ruby Figueroa (@rubyfigueroa), peluquera y experta en color, dice que el proceso para lograr el blanco deseado puede durar entre seis meses y un año. Durante este período, existen opciones para ir retocando mientras se llega al resultado final, como hacer visos al revés. “Por ejemplo, a una persona que tiene el pelo muy canoso se le pueden hacer unas mechitas de color gris ceniza, beige o doradas, dependiendo de su color de piel”, explica. De esta forma, se puede disimular el contraste de colores mientras hacemos la transición. Otra de las alternativas que ofrece la estilista es aplicar tintes naturales, como el henna o colorantes sin amoníaco, como el Shades EQ.

“QUIERO CANAS”

Luz María Perelló tiene 58 años y hace seis años decidió dejar de teñirse las canas para descubrir cómo se vería sin tinturas. “Me quise conocer y aceptar, algo que a las mujeres a cierta edad nos va costando un poquito, y ha sido la experiencia más espectacular de mi vida”, cuenta. Para hacer el cambio, se puso en manos de su peluquera de toda la vida, le pidió que le hiciera un corte original, y desde entonces dejó por completo las tinturas, y hasta el momento no se ha arrepentido. Asegura que se siente mucho mejor que antes y con un rostro más propio. “Las mujeres hasta hoy se me acercan en la calle y me preguntan cómo lo hice. Me dicen que quieren hacerlo, pero no se atreven”, agrega.


3 tips para cuidar tu plateado

canas

MANTENCIÓN

Conservar las canas blancas y saludables requiere de cuidados especiales, porque suelen ser más gruesas y menos dóciles que el cabello normal. Así, están más expuestas a sufrir con las agresiones ambientales producto de la falta de melanina, que es lo que da color y textura al pelo. La tricóloga Andrea Sarmiento, del Instituto Tricológico de Chile, destaca la importancia de protegerse del sol. “Al perder la protección de la melanina, el pelo queda expuesto a la acción de los rayos UV que lo deshidratan y oxidan, generando un efecto amarillento en la fibra capilar. Al resecar, la fibra se daña, reseca y la cutícula se abre, quedando su estructura expuesta y vulnerable al daño del ambiente”, explica.


EVITAR EL TONO AMARILLO

El calor del secador y los rayos ultravioletas tienden a degradar la queratina, la principal proteína del cabello, por lo que puede opacarse y ponerse amarillento. Para evitar esto, es necesario utilizar champús y tratamientos capilares que lo hidraten y disminuyan la tendencia a la sequedad. El champú violeta, que se puede encontrar en distintas marcas y precios, ayuda a matizar el tono. El color morado es el contrario al amarillo en la escala cromática, entonces permite compensar los tonos amarillentos que adquieren las canas. Basta con usar este producto una vez a la semana para mantener el tono que queremos.


HIDRATACIÓN

Los masajes capilares siempre son una buena opción para nutrir desde la raíz. La falta de pigmentación provoca que el pelo se ponga más duro, por lo mismo, conviene buscar tratamientos restructurantes que hidraten y den suavidad. “La cutícula se reseca, entonces se vuelve fundamental aplicar regularmente masajes que sellen la fibra capilar, para que no pierda humedad y recupere la elasticidad que evita el quiebre”, asegura Andrea Sarmiento.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo