El asesinato de ocho niños que desató la crisis en Colombia

Por MetroRD

Hacia las 18:30 de ayer Colombia conoció que el ministro de Defensa del presidente Iván Duque, Guillermo Botero, renunció a su cargo, luego del escándalo que causó el conocimiento de un bombardeo en el Caquetá, en donde murieron ocho menores de edad.

Más allá de su nula experiencia en temas de defensa por tratarse de un empresario, a Botero lo que más le reclaman es el regreso de aquellos fantasmas que acecharon a los colombianos. Como la orden a los militares de aumentar el número de bajas, que terminaría dándoles paso a los falsos positivos. Y parece que así sucedió.

Los ocho menores fueron contados como guerrilleros muertos en un operativo, presentado como uno de los más exitosos debido a la baja de Gildardo Cucho, el cabecilla de las disidencias de las Farc en Caquetá, sin importar que ocho de las 14 víctimas que dejó el operativo tenían edades entre los 12 y 17 años.

Loading...
Revisa el siguiente artículo