Tejiendo el cambio: El empoderamiento de la mujer en la industria textil dominicana

Por MetroRD

La industria textil ha ido moldeando el mundo desde sus inicios en la época del renacimiento hasta el día de hoy. Esta profesión rebosante en patrones, texturas, tonalidades, formas y técnicas ingeniosas permite que las personas se imaginen a sí mismas más allá de lo que otros ven, creando así una narrativa que proyecta identidad, costumbres y estilos de vida.

De igual forma la historia ha ido tejiendo que la mujer dominicana a través de sus saberes textiles vaya más allá de lo imaginable. María Concepción Bona y María Trinidad Sánchez, ambas patriotas dominicanas con una misma visión contestataria, confeccionan la bandera nacional que se enarbola el 27 de febrero de 1844, día que por fin se consigue la independencia nacional. Y de igual manera se enlista un grupo valiente, mejor conocido como las mujeres de febrero, cuyo aporte a la revolución estuvo marcado por el transporte de pólvora dentro de sus faldas, de manera clandestina.

El sector empresarial ha sido una plataforma clave para el empoderamiento de la mujer dominicana. Específicamente en la industria textil, encontramos empresas que reconocen y legitiman las destrezas femeninas, como es el caso de HanesBrands, marca líder de prendas básicas de vestir que opera desde hace más de 46 años en el país. Dentro de su total de empleados, el 62% son mujeres, muchas de ellas liderando áreas de gestión humana, calidad, responsabilidad social, producción, gestión de proyectos, entre otras.

Esta y otras empresas del sector han propiciado un camino asfaltado para la mujer contemporánea en su formación profesional y capacitación en los espacios laborales a través de diversas iniciativas y programas, favoreciendo sus vidas de manera notoria en la esfera laboral. Tales son las experiencias de Nirca Pichardo, quien ingresó a Hanes hace 18 años como ingeniera pasante y gracias a sus destrezas adquiridas, y a las oportunidades que le ha ofrecido la empresa, ha conseguido escalar diferentes posiciones hasta alcanzar el puesto de Gerente de Operaciones que ocupa hoy. Una experiencia parecida es la que vive Jeannelly Peña, quien inició su carrera como coordinadora de inventario temporal hasta ser promovida a Gerente de Planificación de Materiales, estando ya en su 16 aniversario con la empresa, fruto de su gran pasión y compromiso con su trabajo y con la empresa.

El diseño de condiciones laborales que aseguren el desarrollo de la mujer ya no es opcional. Incluso en las experiencias recopiladas, durante los últimos años, se observa una evolución mutada en acciones en donde los negocios han reconocido que, para crecer, deben estar sujetos a una mentalidad holística e inclusiva.

Todo se resume a empoderar, siendo esta la palabra y acción clave para que perpetúe la construcción y visibilidad de la imagen femenina en el sector industrial. De ese modo, se les reconoce su contribución como partícipes del alto nivel de crecimiento económico que la industria ha tenido en el país consecuentemente. Es una buena práctica que resulta ser una estampa impregnada en una de las industrias con mayor crecimiento nacional y que otras industrias deberían empezar a tomar como referencia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo