Mugabe no acepta salir de la presidencia y llama a la normalidad de su nación

Por Agencias
Mugabe no acepta salir de la presidencia y llama a la normalidad de su nación

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, no dimitió como se esperaba, y durante un mensaje televisado insistió en “la necesidad de llevar a cabo acciones para devolver” al país “a la normalidad”.

Mugabe, acompañado por los altos mandos del Ejército, reclamó que el país no se “deje llevar por la amargura” y dijo que “tiene en cuenta” todas las quejas formuladas por diferentes estratos de la sociedad y por su propio partido, que hoy lo destituyó como número uno y lo emplazó hasta mañana a mediodía para dimitir.

Acerca del alzamiento militar del pasado martes, indicó que “nunca ha representado una amenaza contra nuestro orden constitucional ni contra mi autoridad como jefe de Estado, ni siquiera como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas”.

Sobre las purgas en su partido, como la del exvicepresidente Emmerson Mnangagwa, que desencadenaron la intervención militar, Mugabe apuntó que la formación “estaba fallando” en el cumplimiento “de sus propias reglas y procedimientos”.

Mugabe, de 93 años, reconoció que “algunos incidentes ocurrieron aquí y allá” pero celebró que “fueron corregidos, afortunadamente en poco tiempo, y los pilares del orden se sostuvieron”.

Recomendó que se resuelvan los conflictos generacionales en el seno de la formación gobernante, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) uniendo a los miembros más veteranos, que a su vez deben aceptar nuevas reglas.

Aunque las calles de las principales ciudades del país se han llenado de gente pidiendo la salida del poder de Mugabe que ejerce desde 1980, el gobernante les instó a “resolver nuestras diferencia con dignidad y disciplina” al considerar que los zimbabuenses son “un pueblo predispuesto a la paz”.

También reconoció que la economía nacional “está pasando por un bache” desde la hiperinflación de 2008 que provocó que Zimbabue perdiera su propia moneda, y anunció que inauguraba “una nueva de cultura de paz” con el “compromiso de darle la vuelta” a esta situación.

Sin embargo, culpó del mal momento económico a las rencillas internas en el seno del partido y del Gobierno: “Los dardos públicos entre altos funcionarios” han suscitado unas críticas “de las que no se puede escapar”.

Asimismo, reconoció el papel de los veteranos de guerra, que también le han retirado su apoyo pese a estar considerados entre sus tradicionales apoyos, e indicó que “deben volver a tomar un papel central” en el país.

Desde el alzamiento militar del martes, Mugabe ha estado bajo arresto domiciliario y se ha reunido en dos ocasiones con los militares para negociar una salida que finalmente no se ha producido, aunque su partido anunció que, de no dimitir, planteará una moción de censura contra él.

Todavía lo apoyan

El anuncio de mantenerse en el poder fue recibido con aplausos por los 200 delegados congregados en una reunión especial en la sede central del partido ZANU-PF en Harare para sellar el destino de Mugabe.ç
A Mugabe le habían dado plazo hasta el mediodía de hoy para renunciar o disponerse a enfrentar un juicio, un final humillante para la carrera del veterano de la política africana.

A medida que la economía se derrumbaba y la oposición política a su gobierno crecía a fines de la década de 1990, Mugabe se mostró tal cual era, tomó el control de miles de granjas de propiedad de blancos, detuvo a opositores y dio rienda suelta a las fuerzas de seguridad para que aplastaran a la disidencia

Loading...
Revisa el siguiente artículo