Incertidumbre en la búsqueda del submarino

En la mañana del lunes se descartó que las siete señales del sábado fueran del submarino, pero en la tarde se informó sobre nuevos ruidos

Por Metro RD
Dos buques detectaron ruidos submarinos en el Atlántico Sur los que fueron analizados para confirmar si correspondían al sumergible perdido.
Incertidumbre en la búsqueda del submarino

Los siete intentos de llamadas detectadas el sábado y consignadas como provenientes del submarino argentino perdido en el Atlántico Sur con 44 tripulantes, no pertenecen a ese sumergible, anunció ayer la Armada de Argentina.

No obstante, en la tarde de ayer el anuncio de nuevos  ruidos registrados en el área de operaciones, que están siendo investigados, volvieron a encender las esperanzas sobre la suerte de los tripulantes.

La zona donde los buques detectaron la señal “coincide con el camino que hubiera tomado el submarino para arribar a la base como estaba previsto”, dijo el portavoz de la Armada, Enrique Balbi.

De momento, la última comunicación con el submarino confirmada, antes de desaparecer ocurrió el miércoles pasado cuando desde la nave reportaron una avería en las baterías.


Hay que esperar y rezar, no queda otra, Carlos Mendoza, hermano de uno de los tripulantes


El comandante del sumergible informó “un cortocircuito que había tenido en las baterías”, precisó el capitán de navio Gabriel Galeazzi, comandante de la Agrupación de Buques Oceanográficos.

“Después informa en comunicación satelital, estando el submarino en inmersión, que estaban sin novedades personales y que continuaban navegando en inmersión”, agregó Galeazzi, quien consideró que por ello “no podemos asociar la avería con la emergencia”.

Las familias

La angustia crece entre los familiares de los tripulantes, que esperan noticias en la base naval de Mar del Plata, centro de las operaciones de búsqueda y rescate y adonde el domingo debió haber arribado el “ARA San Juan” procedente de Ushuaia (extremo austral argentino).

“La información es que lo están buscando, ojalá lo localicen”, dijo Carlos Mendoza a la AFP, padre de Fernando, tripulante del “San Juan”.

A su lado está Carlos, hermano del submarinista. “Hay que esperar y rezar, no queda otra. Quedamos en que nos íbamos a encontrar este domingo en Mar del Plata y que íbamos a hacer un asado”.

Varios deambulan frente al alambrado que separa la ruta del predio militar, plagada de carteles de aliento. Allí se abrazaron en una cadena de oración ayer en la  tarde.

Enrique Stein, jefe del equipo de sicólogos que asiste a los familiares en la base, admitió “cuadros de ansiedad, tristeza y llanto”. “La tarea no es sencilla, pero los estamos tratando de fortalecer. No hay una situación generalizada de crisis pero va aumentando la ansiedad”, dijo al canal TN.

Loading...
Revisa el siguiente artículo