El historial del criminal de guerra que se suicidó en pleno juicio

El ex teniente general clamó por su inocencia e ingirió un líquido que portaba en una botella pequeña, luego del que el Tribunal Penal Internacional confirmara su condena

Por Agencias

El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) de La Haya vivió un momento caótico ayer cuando uno de los acusados croatas de Bosnia ingirió “veneno” llevándose a la boca un pequeño frasco al conocer su veredicto, lo que obligó a la corte a suspender la audiencia.

El ex comandante había sido sentenciado en 2013 a 20 años de prisión por crímenes cometidos en la ciudad de Mostar durante la guerra de Bosnia.


Su acto demuestra la profunda injusticia moral cometida con seis croatas de Bosnia y el pueblo croata, Primer ministro croata


Praljak estaba acusado de asesinato, deportación, maltrato de civiles, violaciones y apropiación de bienes, entre otros cargos, cometidos por sus tropas en la guerra, y específicamente de ordenar la destrucción de un puente del siglo 16 en la ciudad de Mostar en 1993, lo que causó un “daño desproporcionado a la población musulmana”, según explicó el periódico británico The Guardian.

Fue comandante del Estado mayor de las fuerzas de Defensa croatas de Bosnia (HVO) y ‘número dos’ del Ministerio de Defensa.

La Corte consideró que ignoró todas las peticiones de ayuda cuando, en verano de 1993, los soldados serbiocroatas persiguieron a los musulmanes en Mostar.

Los bosnio croatas fueron en un principio aliados de los bosnios musulmanes o bosniaks en la lucha contra su enemigo común, los serbo bosnios.

Pero croatas y musulmanes se enfrentaron en 1993 y 1994, cuando la ciudad de Mostar fue escenario de algunos de los combates más sangrientos.

Incidente inédito

Este incidente inédito ocurrió durante una audiencia en apelación a seis exdirigentes y jefes militares de los bosniocroatas, acusados de crímenes de guerra en el conflicto entre croatas y musulmanes (1993-1994) que estalló durante la guerra en Bosnia (1992-1995).

Se produjo justo después de que los jueces confirmaran la condena a 25 años de prisión contra el exdirigente de los croatas de Bosnia, Jadranko Prlic, por el traslado de poblaciones musulmanas y por el recurso a asesinatos, violaciones y destrucciones de bienes civiles con el objetivo de crear una “gran Croacia”.

Unos actos calificados por la acusación de crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos durante la contienda bélica en Bosnia que causó más de 100.000 muertos y 2,2 millones de desplazados.

El veredicto de este miércoles debía ser el último del TPIY antes de echar el cierre en diciembre, después de casi un cuarto de siglo dedicado a juzgar a los autores de las peores atrocidades en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El primer ministro croata Andrej Plenkovic denunció la “injusticia” cometida por el TPIY con Praljak.
“Su acto, que desgraciadamente todos pudimos presenciar hoy, demuestra la profunda injusticia moral cometida con seis croatas de Bosnia y el pueblo croata”, declaró.


Al estilo del criminal nazi Hermann Göring en los Juicios de Nuremberg

No es la primera vez que un acusado por el TPIY se suicida, aunque nunca había ocurrido en la sala de audiencia.

El suicido de Praljak recuerda al de Hermann Göring, mariscal del Tercer Reich, durante los juicios de Nuremberg, en 1946. Göring tomó una pastilla de cianuro en la víspera de su ejecución, tras ser condenado a la horca durante los procesos.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo