Tabarnia se rebela contra los independentistas catalanes

Tras las elecciones del 21 de diciembre, Cataluña sigue dividida entre los que buscan la independencia y los que exigen el respeto a la Constitución

Por Metro Internacional

Tabarnia se ha convertido en uno de los términos más buscados en las redes sociales y Google en los últimos días. Pero, ¿qué es esa Tabarnia de la que tanto se habla, sobre todo en Cataluña tras el 21-D?

La plataforma Barcelona is not Catalonia, contraria al separatismo oficial catalán, es la que ha acuñado el término sobre el que se discute —de momento solo en Internet— y consiste, básicamente, en la petición de una nueva autonomía, separada de la actual Cataluña, y formada por parte de Tarragona y Barcelona para “aislarlas de la amenaza separatista”, dicen sus impulsores.

El análisis de los resultados de las elecciones del 21 de diciembre pasado muestra un apoyo muy superior al independentismo catalán en las provincias de Girona y Lleida que en las de Barcelona y Tarragona. La diferencia es de casi 20 puntos porcentuales entre Barcelona y Girona. Un argumento más para que la plataforma Barcelona is not Catalonia insista en su propuesta de crear una nueva comunidad autónoma, Tabarnia, que agrupe a Barcelona y Tarragona, separándose así de la “amenaza separatista” y de la “Cataluña rural y pobre”, que representarían Girona y Lleida. Sus argumentos son idénticos a los que recurren los independentistas para impulsar la independencia de Cataluña.


mapa

Una plataforma defiende la creación de una nueva comunidad autónoma con Tarragona y Barcelona por su voto contra el separatismo catalán. En estas provincias ganaron las fuerzas constitucionalistas en las últimas elecciones. Con este panorama instan a revisar la ley electoral para asignar los escaños en el Parlamento pues se necesitan más votos en Barcelona que en Lleida. La nueva Comunidad Autónoma tendría 6.1 millones de habitantes, es decir, el 84.7% de la población total de la actual Cataluña. Según los promotores de esta idea, podría convocarse una consulta en octubre de 2019.

 


La plataforma, activa desde junio de este año, ha aprovechado la percha electoral para incidir en su propuesta. “El término Tabarnia es un neologismo para denominar a los territorios costeros entre Tarragona y Barcelona que comparten características y anhelos comunes, claramente diferenciados del resto de la comunidad autónoma”, explican en su página web. La lista de esos hechos diferenciales, aseguran, la componen “una alta densidad de población; intensa relación comercial con el resto de España; orgullo por el bilingüismo; mentalidad abierta, mayor renta y mayoría de votos no separatistas”.

Pero los agravios van más allá y los defensores de Tabarnia —algunos miembros de la asociación antiseparatista Societat Civil Catalana se han hecho eco— esgrimen razones similares para la escisión de Cataluña de las que argumentan los partidarios de la independencia de España. Por ejemplo, consideran que hay un expolio fiscal a la provincia de Barcelona. “Paga a la Generalitat un 32% más de lo que recibe”, explican en uno de los gráficos que la plataforma hace circular. “En Tabarnia, en lugar de financiar aeropuertos vacíos en Lleida o en Girona (sic), se eliminarán los peajes”, agregan.

La productiva Tabarnia, continúan sus promotores, se contrapondría a la Cataluña subsidiada. Los agravios también se extienden a la ley electoral, ya que consideran que es injusta para la provincia de Barcelona. “Aquí para conseguir un diputado necesita 46 mil votos. En Lleida (sic), 20 mil”.


Pablo Simon Pablo Simon. Politólogo, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid España

¿De dónde sale todo esto de Tabarnia?

–La noticia que tengo, y es porque soy bastante activo en redes sociales, es que esto surge básicamente de una humorada de un grupo de tuiteros. Y esto pretende señalizar que dentro de Cataluña existen dos comunidades separadas. En el fondo, territorialmente hay una comunidad que quiere permanecer dentro del territorio español, y que está ubicada sobre todo en las comarcas más urbanas y más pobladas, Barcelona y Tarragona (de ahí viene el nombre de Tabarnia, es la suma de las dos nomenclaturas). Y en paralelo, ellos van dándole bola a esto en forma de broma para señalar la gran contradicción que existe dentro del argumento independentista. Y es que ellos exigen el derecho a decidir, en tanto son una mayoría, pero depende de cómo tu dividas Cataluña, hay mayorías diferentes. Esto ha generado una discusión en Twitter entre independentistas y no independentistas, acusándose mutuamente sus paradojas.

¿Cuáles son esas paradojas?

–Por ejemplo, que tengamos a los independentistas utilizando los mismos argumentos que usan los no independentistas para decirles que ellos no tienen derecho a irse. Esto ha generado una especie de divertimento, pero que va al corazón de una de las teorías fundamentales sobre el derecho a la secesión de un país. Una de ellas es que tienes derecho a la independencia en tanto seas una comunidad que mayoritariamente lo desea. Claro, definir qué es esa comunidad tiene un paso previo, que es definir qué es una nación. Ellos dicen que no son nacionalistas sino que son independentistas, o incluso demócratas. Y esto lo que les revela es que no, que son nacionalistas, porque dicen que Cataluña con estas cuatro provincias es la nación catalana. Y no otra. Esto trata de desnudar sus ideas sobre que España no es una nación, pero Cataluña sí.

¿Crees que estos son argumentos validos para poner a los independentistas en una situación incómoda?

–Sin duda que es una situación incómoda, en el sentido de que todo el mundo sabe que esto es una broma. Ha habido algunos políticos que se lo han tomado un poco en serio, pero todos saben que es una broma. Aunque es verdad que ataca un poco al eslabón más débil de su teoría. ¿Hasta qué punto podemos decidir quién tiene y quién no tiene derecho a formar una comunidad independiente? ¿Para poder hacerlo hay que ser una nación? ¿Qué es una nación? La discusión se retrotae a argumentos más étnicos y más lingüísticos. Lo otro es el tema de las mayorías. Ellos decían que era la mayoría la que quería la independencia. Pero la mayoría ¿dónde? ¿Al interior de Cataluña? Todo esto genera la situación que estamos viendo ahora.
Por: Felipe Herrera, mwn


Por: MIGUEL VELÁZQUEZ
Metro World News

Loading...
Revisa el siguiente artículo