Las polémicas que definen el primer año del “anti-presidente”

En tan sólo 365 días de gobierno el magnate ha dejado cientos de polémicas y miles de tuits totalmente fuera de protocolo

Por Metro Internacional

Ha pasado un año desde que Donald Trump, un magnate estadounidense conocido por su incursión en la televisión y su vida farandulera, asumió como presidente de Estados Unidos y ya tiene a casi todo el mundo de cabeza con sus tuits y sus decisiones de gobierno; tanto así, que los norteamericanos ya comienzan a cuestionarse respecto a su salud mental.


Diplomacia

Sin duda, el mandatario se ha consolidado como el “anti-presidente”, ha derrumbado toda la lógica diplomática que había sido mantenida durante años, tanto por jefes de Estado republicanos como demócratas.

Trump inició una guerra contra el medio ambiente debido a su incredulidad ante el cambio climático. Se retiró del acuerdo más importante respecto a esta materia: el Tratado de París, y resucitó los polémicos oleoductos frenados por Obama. “El ecologismo está fuera de control”, fue una de sus frases.

El presidente, además, ha vuelto a tensar la complicada relación con Cuba, ha animado a los manifestantes a derrocar al gobierno iraní y terminó con años de consenso internacional al declarar Jerusalén como capital de Israel.


Migración

Sin dudas, un capítulo que debe tomarse completamente aparte es todo el discurso que ha desarrollado Trump contra los inmigrantes, uno de los principales recursos que lo llevaron a la Casa Blanca.

La construcción de su polémico muro en la frontera con México para “frenar la invasión” ha sido todo un tema desde las elecciones. A finales del 2017 ya comenzaron a construirse ocho prototipos del mismo y continúa asegurando que será pagado por el país latinoamericano.


800

mil dreamers están desprotegidos de la deportación luego que Trump ordenara el término del Daca


El muro “será pagado, directa o indirectamente, o mediante un reembolso a más largo plazo, por México, que tiene un ridículo superávit comercial con Estados Unidos de 71 mil millones de dólares. El muro de 20 mil millones de dólares es una ‘insignificancia’ comparado con lo que gana México con Estados Unidos”, señaló.

Sin embargo, casi un año después de su elección, Trump no está siquiera cerca de forzar a México a pagar por un muro fronterizo, como prometió a sus partidarios.

La decisión de vetar a los inmigrantes de países musulmanes desató cientos de protestas en todo el país y su polémica decisión de acabar con el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca) deja a 800 mil jóvenes, inmigrantes indocumentados, conocidos como “dreamers”, desprotegidos de la deportación.

Pero la gota que rebalsó el vaso fue cuando trató de “países de mierda” a naciones africanas, El Salvador y Haití durante una reunión donde rechazó el acuerdo bipartidista respecto al Daca.

“¿Por qué tenemos toda esta gente de países de mierda viniendo aquí?”, expresó, de acuerdo con personas que estaban presentes en el Despacho Oval.

Del lado completamente opuesto y mostrando su lado racista, Trump afirmó que había “muy buenas personas en ambos bandos”, luego de los hechos de violencia que se dieron tras un mitin de supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, en los que murió una persona.


Corea del Norte

Por si fuera poco, el hombre que tiene los famosos códigos para ordenar un ataque nuclear se ha enfrascado durante todo el año en una espiral de amenazas bélicas con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. Desde promesas de guerra hasta sobrenombres infantiles, nos han dado ambas cabezas de gobierno.

Mientras Trump es llamado viejo loco por Kim, el mandatario estadounidense le dio al norcoreano el título del “pequeño hombre cohete” y lo ha calificado de “chico y gordo”.

“Por qué me insulta Kim Jong-un llamándome ‘viejo’ cuando yo nunca lo llamaría ‘chico y gordo’ Oh, bueno, he intentado mucho ser su amigo – y tal vez algún día esto ocurra!”, declaró el mandatario estadounidense en Twitter.

La polémica por el botón rojo no podía quedar fuera de este compilado. Trump respondió con un tuit a la afirmación que hizo Kim sobre que tenía el botón para lanzar armas nucleares en su escritorio, y que todo el territorio continental de Estados Unidos está a su alcance.

“Yo también tengo un botón nuclear, pero es más grande y más poderoso que el tuyo”, dijo el presidente de EEUU a través de la red social.

La actitud infantil y dese­quilibrada del mandatario fue expuesta en el controversial “Fuego y Furia”, del periodista Michael Wolf, desatando serias dudas respecto a su salud mental.

No obstante, tiene a sus aliados. De su lado están los empresarios, a quienes ha mimado con una de las reducciones de impuestos más grande en 40 años; los supremacistas blancos,  quienes creen en el “Make America Great Again”, y a los miles de estadounidenses que votaron por él en las urnas. ¿O ya se habrán arrepentido?

Por: Francisca Herrera
francisca.herrera@publimetro.cl

Loading...
Revisa el siguiente artículo