Rainier Mallol: “Cada persona puede jugar un papel importante en el desarrollo de soluciones”

Los brotes de zika, dengue y chikungunya torturaron a muchas personas, especialmente a los latinos. Para buscarle alguna salida a este problema, un joven dominicano desarrolló una plataforma que predice dónde surgirán brotes, lo que permite asumir las medidas necesarias para evitar males peores. Rainier Mallol es el creador del programa y uno de los 35 ganadores del concurso de Innovadores de Latinoamérica 2017 que realiza MIT Technology Review en español.

Por Manauri Jorge

¿De dónde surge la idea de crear una plataforma tecnológica que permitiera vaticinar brotes de las tres enfermedades descritas?

Ideé el proyecto junto a mi socio, mientras cursábamos el programa de estudios graduados (Graduate Studies Program) en la Singularity University en la NASA. Nos conocimos en el primer día de clases y el me comentó de que en su país (y que en muchos otros) colectan data relacionada a los casos de dengue. Para toda predicción o proyecto de Inteligencia Artificial, el principal problema es el acceso a data (si es que existe). Cuando él me comentó que sí existía, y que podría conseguir data para un piloto, empezamos a trabajar.

¿Cuánto tiempo tomó concretar la idea, analizar las muestras, diseñar la plataforma y confirmar sus óptimos resultados?

La investigación completa tomo dos años y medio, y gracias a ella y a sus resultados, hemos formado toda una empresa que crea soluciones de salud pública con el uso del expertise internacional y las tecnologías de punta.

¿Cómo funciona AIME y cuáles algoritmos utilizan para alcanzar una eficiencia de un 86%?

La plataforma hace varias cosas además de predecir. Lo primero y muy importante, es que en todo proyecto de esta índole existe colaboración con los gobiernos donde se trabaja. Luego que exista un acuerdo entre los gobiernos y AIME, entonces lo que hacemos es vincular sus plataformas digitales con la nuestra, y en caso de que no tengan, crear estas plataformas. Las plataformas sirven para recolectar cada uno de los casos (de dengue o cualquiera de las otras dos enfermedades) que ocurren en cada ciudad de un país o Estado. Luego de que obtenemos esta data, entonces nuestros algoritmos se ocupan de recolectar más información pertinente a ese caso. Por cada caso, recolectamos data climática, socioeconómica, geográfica e histórica, para un gran total de 276 distintas variables (indicadores) por cada caso.
Una vez tenemos esta data, la introducimos a un algoritmo que desarrollamos, y este provee una predicción y aprende de ese nuevo caso y lo incorpora en su código.

¿Cuál es el acuerdo con la NASA, Google y otros servicios que utilizas para el mapeo de los virus?

Utilizamos varios de sus servicios para recolectar cierto tipo de data pertinente a un caso. Nuestro entrenamiento en la Singularity University nos iluminó en el sentido de que, a través de astronautas y científicos de la NASA, conocimos que tipo de data está disponible para el uso público de forma gratuita.

¿De dónde han salido los recursos para tal invención?

AIME es una empresa del sector privado que ofrece sus servicios al sector público. Todos los recursos han surgido ya sea a través de clientes directos que son los gobiernos, fondos privados, o incluso premios que hemos obtenido que otorgan dinero.

¿Cómo un dominicano ha logrado, no solo crear algo tan maravilloso como AIME, sino entrar a lo más selecto del emprendimiento latinoamericano, pasando incluso por Singularity University donde muy pocos latinos han logrado entrar?

Había intentado participar desde hace dos años, cuando empezamos con AIME. Principalmente en el 2016, porque había sido un charlista principal en una conferencia del MIT, una institución que todo estudiante de ingeniería conoce (y hasta cierto punto admira) por referencia. Pero el resultado de estos intentos fue nulo, ya que RD no era un país participante. Fue gracias a los esfuerzos de Crisleydi Duran que dominicana pudo participar – y ganar- en este concurso.


Costo del servicio

Para RD, el costo por una implementación a nivel nacional podría variar entre 50,000 hasta 100,000 dólares. No es mucho dinero si se compara con todo lo que el Estado debe gastar en servicios médicos y campañas preventivas. Rainier Mallol


¿Cuánto cuesta llegar ahí?

Sobre qué cuesta llegar a Singularity U. o simplemente crear AIME, la respuesta es simple: Estrategia y Dedicación. A AIME aún le falta mucho, tenemos muchos países donde implementar y proyectos aún más novedosos en mente que ya están siendo desarrollados, pero siempre, inicialmente en nuestros inicios, tuvimos una estrategia para todo: Para crear la plataforma, para obtener data, para viajar a un sitio, para obtener un cliente, etc. Las estrategias deben ser flexibles con una meta en ment, y deben ser elaboradas con una vista macro del panorama o problema que intentas ingresar/resolver. La dedicación es clave, ya que casi nunca las cosas saldrán tal como lo planeado, pero la estrategia debe adaptarse a los nuevos cambios y sucesos. Por ejemplo, trabajamos para una implementación nacional en Malasia por más de año y medio, y aunque conllevo tiempo y esfuerzos, hoy en día más de 30 millones de personas se benefician de la plataforma.

La zona de riesgo que una persona debe manejar para adentrarse a un mundo que no es el suyo en el rango profesional, debe ser muy alta. ¿Dónde terminan los límites de un emprendedor sediento de dejar el mundo mejor de como lo encontró? ¿Por qué te preocupa tanto la vida y sus protagonistas?

Algo que debemos tener claro: todo el que emprende, que lidera o que quiere lograr algún tipo de cambio: Nadie lo logra solo. Ya sean Elon Musk, Steve Jobs, Zuckerberg o incluso Gates, ninguno lograron llegar donde están ahora por sí solos. Tuvieron la ayuda de expertos y de mentores para lograr sus visiones. Lo límites de un emprendedor acaban donde su conocimiento (que al ser humano es limitado) acabe. Pero si el emprendedor es capaz de crear equipos multidisciplinarios, liderarlos hacia un mismo objetivo y definir claramente su visión, los límites de ese emprendedor se vuelven muy mínimos.

Pienso que la raza humana tiene problemas complejos en distintas áreas (Salud Pública, Energía, Derechos Humanos, Medio Ambiente, Comida, etc) pero creo firmemente en el talento humano, en la capacidad de cada quien. La realidad es que cada persona puede, si lo desea, jugar un papel importante en el desarrollo de distintas soluciones, si se lo propone. Yo deseo jugar un papel de estos, o incluso varios, y he decidido vivir con esta meta. Nuestro mundo es maravillosamente complejo, y opino que todo lo que pueda hacer de este mundo algo mejor, merece una oportunidad, ya si es solo una idea, un invento, o un simple pensamiento. Mi meta es dejar un legado positivo, algo que impacte de cierta forma la vida de todos en nuestra isla, en nuestro continente e incluso en nuestro planeta.

¿Cuál es el costo por el uso de AIME, cuáles países ya la han adquirido y cuál es la estrategia para hacerla global?

El costo varía dependiendo de la cantidad de casos que tenga un país por año. Para RD, el costo para una implementación a nivel nacional, estimo que podría variar entre 50,000 hasta 100,000 dólares. Malasia ha adquirido completamente nuestra primera plataforma a nivel nacional, y con pilotos pagos en Rio de Janeiro, Sao Paulo de Brazil y Manila de las Filipinas.

¿Crees que puedas crear una inteligencia artificial capaz de predecir el cáncer, el Parkinson o cualquier patología mortal?

Sí. Incluso podría predecir nuevas enfermedades que no nos imaginamos. Todo depende del interés humano que haya. En AIME, estas son preguntas que algún día intentaremos resolver, estás y otras más.

Loading...
Revisa el siguiente artículo