54% de adolescentes embarazadas en RD no sabe sobre salud sexual

Encuesta. Un informe del PNUD compara la calidad de vida entre madres adolescentes y madres adultas.

Por Claudia Fernández Soto

El embarazo adolescente es una problemática compleja que genera gran preocupación.

Para visualizar su magnitud real basta con citar que los datos oficiales indican que el 22% de las mujeres dominicanas entre 12 y 19 años han estado embarazadas, siendo esta tasa un 34% más alta que el promedio de los países de América Latina y el Caribe.

Es por ello que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) realizó una encuesta a 3,017 personas en 661 hogares de nuestro país para analizar los vínculos entre pobreza y embarazo adolescente.
En la misma se analizaron los “costos de oportunidad” que no es más que todo lo que una joven pierde en su vida por embarazarse a temprana edad.

Los resultados de dicha encuesta se recopilan en el informe “Embarazo adolescente: Un desafío multidimensional para generar oportunidades en el ciclo de vida”, el cual fue presentado el pasado jueves 7 por Lorenzo Jiménez De Luis, representante permanente del PNUD en el país y por Melissa Bretón, encargada de explicar la parte cuantitativa y cualitativa del estudio.

En el acto en el que estuvieron presentes la vicepresidenta Margarita Cedeño, la ministra de Salud, Altagracia Guzmán; la ministra de la Mujer, Janet Camilo; así como otros funcionarios y congresistas, Jiménez de Luis recalcó que “no se lograrán los objetivos de desarrollo sostenible si no se frena el embarazo adolescente”.

La muestra tomada se concentró en las provincias del sur y Cibao central, en los estratos económicos más pobres, comparando los niveles de salud, educación y desarrollo humano entre jóvenes de igual grupo etario que han estado embarazadas y las que han decidido postergar el embarazo hasta después de los 20 años, arrojando los siguientes resultados:

1.-Mientras más joven se inicia la unión, es mayor la probabilidad de que ocurra un embarazo durante la adolescencia.

Las jovencitas que se embarazaron a temprana edad tienen 2.1 hijos en promedio y el 75% tienen entre 2 y 3 hijos. En cambio, las que se embarazaron en la adultez tienen 1.5 hijos en promedio y el 50% solo tiene un hijo.

2.-Por cada año que se incrementa la diferencia de edad con relación a su pareja, se registra un aumento de 8% en la probabilidad de embarazarse.

El 57% de los hombres que embarazaron a una adolescente supera la edad de la mujer en 6 o más años. Solo el 45% de los adultos supera la edad de la mujer en 6 o más años.

Asimismo, el 17% de las parejas de las adolescentes la abandonó tras el primer embarazo versus el 11% de abandono que se registró en los embarazos adultos.

3.- Por cada año de escolaridad que logra la mujer, su ingreso incrementa en 7%.

Las embarazadas adultas en su mayoría se dedican a ser empleadas privadas o públicas, en comparación a las embarazadas adolescentes que viven básicamente de la economía informal.

Las mujeres matriculadas en escuelas públicas tienen una probabilidad 7 veces mayor de quedar embarazadas que las que asisten a centros privados.

En el caso de sus parejas, el 45.1% de los padres del bebé de la adolescente estaba en mejor condición económica que la mujer al momento del embarazo y solo el 11% alcanzó el nivel universitario. Esto difiere de los padres en la adultez, ya que el 38% alcanzó el nivel universitario y un 53.2% estaba en mejor condición económica que la mujer. El 38% fue a la universidad.

4.- El acceso a información sobre salud sexual reduce en un 35% la posibilidad de quedar embarazada.

Al momento de su primer embarazo, solo el 46% de las adolescentes tuvo acceso a información sobre salud sexual y reproductiva, contrastando con el 57% de las madres que esperaron terner bebés en la adultez.

Las jóvenes encuestadas admitieron que en las escuelas y hospitales eran los lugares donde recibían mejor orientación, superando incluso la educación sexual recibida en el hogar.

El 73% de las madres adolescentes desearon haber experimentado el embarazo más tarde y haber tenido menos hijos y que la principal razón para haber salido embarazada era el no haber utilizado ningún método anticonceptivo.

5.-Las adolescentes embarazadas sufren de discriminación y violencia:

Un 15% de las mujeres expresó haber sufrido discriminación por su embarazo y el 87% de las mujeres que fueron objeto de maltratos no buscó ayuda por vergüenza, por no saber hacia dónde dirigirse o por no considerarlo necesario.

También se determinó que mientras más tarde una madre se embarace, la probabilidad que tiene su hija de tener un bebé en la adolescencia se reduce en 9.7% y que las provincias que más casos de embarazos reportan son Pedernales, Elías Piña, Bahoruco y Azua.

De igual modo, las madres adolescentes demostraron tener menor acceso a las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC’s) y sus hijos son más propensos a carecer de documentos de identificación.

Testimonio:

Cristina nació en una familia numerosa en Las Cañitas, tiene 10 hermanos de padre y madre. A los 15 años se fue a vivir con su pareja, quien es dos años mayor que ella.

Cristina dice que quedar embarazada fue un accidente, aunque nunca utilizaron protección. “A mí no me gusta eso”, afirmó refiriéndose a los preservativos.

Actualmente abandonó los estudios y se dedica a las tareas del hogar y en ocasiones ayuda a su madre en una fábrica de almohadas. Su pareja terminó el bachillerato y no desea ampliar sus estudios. Se dedica a la construcción y con eso mantiene a su familia.

Para su hijo, desea que sea un hombre de bien y que no “pase trabajo en el futuro”.

Esta y otras historias están contenidas en el informe completo que está disponible en formato digital a través de la web del PNUD: www.do.undp.org

Loading...
Revisa el siguiente artículo