Metrónomo

El perro arrepentido
El Chavo, un personaje de todas las generaciones, hizo inolvidable los versos del poema “El perro arrepentido”. La triste esencia del poema se perdía en la comicidad de la incansable repetición del entrañable personaje. El niño del tonel  repetía : “Vuelve el perro arrepentido /con su mirada tan tierna/ con el hocico partido/con el rabo entre las piernas”.

Las cuarenta y cuatro repeticiones sacaron de quicio a Don Ramón. Parece que esa es la intención del incansable Franklin Almeyda. En medio de una campaña electoral que busca la relección para Danilo Medina, se despacha con una opinión sobre la candidatura para el año dos mil veinte.

La afirmación tan fuera de lugar como aventurada no contribuye en nada a la imprescindible unidad de los morados. Ahora todo el mundo empezará a pensar que el León está en la calle haciendo la campaña para asegurarse la nominación de su partido para los próximos comicios. Almeyda debe saber que el pueblo, como Don Ramón, está cansado de esas repticiones.

Conteo
La confiabilidad es tan importante como la rapidez. La JCE repite que la idea del conteo automatizado es dar los resultados de las elecciones la misma noche de las votaciones. Eso sería algo muy bueno, pero si no se olvida también garantizar que ese conteo sea creíble. El pueblo desea dormirse temprano, pero también tranquilo.