Federer: Rey del Césped, Dios del tenis

Federer: Rey del Césped, Dios del tenis
Por Metro RD

Si a usted le quedaba alguna duda de la grandeza de Roger Federer, me parece que con su triunfo del domingo en Wimbledon pudo despejarlas.

La hegemonía que mostró en todo momento durante la final contra un buen jugador sobre hierba como Marin Cilic, además siete años más joven, hizo parecer que el tenis del suizo está en otra dimensión como en sus mejores años cuando ganaba torneos de Grand Slam sin ceder un solo set.

En nuestro artículo del pasado 4 de julio dimos al suizo como favorito indiscutible para levantar la copa en Londres. Como buen dominicano, no descubrimos la fórmula del agua tibia, era un pronóstico tan obvio, que cualquier otro hubiese parecido descabellado, pues como ha jugado el helvético en 2017 y cómo descansó dos largos meses antes de la gira sobre césped era de esperarse un resultado como este.

Analizar los pormenores de los partidos es de las cosas que más disfruto de esto, pero no creo que esa final tenga mucho por donde cortar; todo fue Federer desde el inicio hasta el final. El suizo marcó la diferencia desde el comienzo, haciendo lo que le correspondía, usando la experiencia y la madurez que tenía a su favor en la cancha.

Una vez más, “Su Majestad” demostró que si usted o yo usamos su talento, su raqueta y su físico para jugar tenis, no seríamos ni la mitad de bueno que él. Esa destreza requiere de un apoyo mental que también se entrena, y en lo que tal vez ha pasado más tiempo entrenando que en la propia cancha.

Ante los ojos de un humilde servidor, este octavo Grand Slam en La Catedral y décimo noveno, en general, lo que hace es reconfirmar a Federer como el mejor atleta que ha empuñado una raqueta desde que se inventó este deporte, y no solo por el valor numérico de 19 majors, sino por cómo todavía más cerca de los 40 años lo hace ver tan fácil.

Tal vez a esta altura de su carrera nadie hubiese pensado (incluyéndome) que a días de cumplir 36 años, Roger Federer estaría luchando por llegar otra vez a la cima del ranking mundial, hazaña que si consigue rompería el record histórico de Andre Agassi que con 36 años fue el tenista de mayor edad en encabezar el escalafón de la ATP.

Ahora siendo número 3 del mundo, en un año donde ha ejercido un dominio claro, a lo que se suma un Andy Murray y Novak Djokovic fuera de su mejor momento, las posibilidades del suizo para situarse en lo más alto del tour profesional son muchas.

No dude usted que acabando este 2017 tengamos una férrea batalla como en los viejos tiempos entre Rafael Nadal y Roger Federer como los mejores tenistas del mundo, y que terminen como los dos primeros para 2018. Sería un deja vu bastante agradable para quienes disfrutamos de los clásicos del tenis.

Por: Michael Monegro
twitter @MichaelMonegro