La Marcha Verde y el Fin del Poder

La Marcha Verde y el Fin del Poder
Por Metro RD

La convocatoria era para las 10 de la mañana del domingo 16 de julio del 2017, y justo a esa hora empezamos a ver los tuits de quienes se habían preparado para asistir a la convocatoria de la #MarchaVerde.

Marcha Verde

Y es que mostrando sus prendas de un color que dejó de ser el de la esperanza para convertirse en el símbolo que lograría agrupar a tantos dominicanos como solo lo habíamos visto cuando la gente entendía que la distancia más corta entre ellos y sus sueños eran las ideas de los políticos, los verdes lograron adueñarse de la atención de todos los medios para hacerse con todos los titulares del lunes, como si atravesáramos por las peores de las crisis.

El dato
A 13,912,565 personas impactó en Twitter el hashtag #MarchaVerde bajo el cual se resguardaron los que marcharon desde las calles, y desde las redes sociales para mayor comodidad, para asegurarse de que todo el planeta estuviera al tanto del tema que por más de 10 horas fue tendencia en República Dominicana, pero que ha sido parte de su historia desde que por un acto de corrupción Cristóbal Colón “descubrió” a América y Fray Antón de Montesino en su sermón denunció la impune barbarie de los colonizadores en contra de los indios. Hasta lo mucho Dios lo ve.

Volvieron a ser mortales

Montados en una ola -Odebrecht- que ha venido tumbando a presidentes y ha enseñado el camino a las cárceles a honorables e intocables, algún poder extranjero logró, como siempre, encontrar el Talón de Aquiles -la corrupción- de quienes hasta el momento habían estado protegidos por un halo de popularidad que rayaba en la impunidad y para algunos en la inmortalidad.

Ahora sienten el miedo

Es un hecho visto más allá de nuestras fronteras que los políticos en el poder son cada vez más vulnerables, el reconocido escritor venezolano Moisés Naím, en su obra El Fin del Poder, afirma: “Hoy, el poder es más fácil de obtener, más difícil de usar y más fácil de perder”, y es esa inestabilidad del poder que les ha hecho sentir inseguros, vulnerables, pero sobre todo con miedo, característica propia de los mortales.

Por: Miguel Otáñez
Asesor en comunicación,
especialista en visibilidad
y posicionamiento