Metrónomo: Lealtad móvil

La lealtad verdadera en el país es cosa de pocos. Los muchos amigos de tiempo buenos, se convierten en poquísimos en malos tiempos.

La política no es una excepción. La mayoría recordará las muestras de respaldo que los senadores del PLD daban a toda acción promovida por el ex presidente Leonel Fernández.

El hecho cumbre que atestigua esa declarada lealtad fue la visita que veintiséis senadores le hicieran en el dos mil diez al Palacio Nacional para entregarle una carta en los siguientes términos: “Allí estaremos recorriendo por la senda del progreso, convencidos firmemente de que usted se encuentra en un momento trascendente en la definición del futuro político de la nación y del pueblo dominicano. Hemos considerado necesario expresarle nuestra decisión de darle el pleno respaldo a usted y a su gobierno y mostrarle nuestra disposición de correr la suerte que usted corra en el porvenir”.

Sobra decir que esa declarada lealtad duró menos que una cucaracha en un gallinero. Los sobrecitos y el poder estaban en otras manos.

Ahora nos enteramos de una cena del ministro José Ramón Peralta con veinticinco senadores morados.

No sabemos de qué hablaron, pero no dudamos que se esté tanteando el terreno para intentar otra reforma constitucional.

Peralta y Danilo deben recordar que la lealtad de esos honorables es móvil.