Espejo de Papel: Herida sanadora

Espejo de Papel: Herida sanadora

El amor es un sentimiento tan poderoso que los antiguos lo concebían como un dios todopoderoso. Cupido era su nombre, que en su original latino significaba “el que ama y desea con pasión”.

El poder de este niño alado armado con arco y flechas de oro o plomo era tal que ningún hombre o dios podía sustraerse a su influjo.

El propio Cupido fue víctima del amor desesperado por Psique al cortarse lanzándole una de sus doradas saetas. El amor es una flecha que hiere también al que la lanza. La herida del amor, claro está, sana.

Amemos sin medida.

Recomendamos:

Metrónomo: Amor propio y Pacto

#LaVerdadVerdad: San Valentín, de amor y cenizas