Metrónomo: Amor propio y Pacto

Amor propio

El día del amor debería ser aprovechado en los partidos políticos para unir lo desunido. En todas nuestras organizaciones políticas, en mayor o menor grado, existen contrariedades que dividen. En el PLD, las ambiciones reciprocas de Leonel y Danilo por el control del partido y del país, están a pulgadas del fraccionamiento.

El PRM, partido en formación, llega a este día con la molestia de Andrés y Jesús. Los rojos no encuentran la comprensión entre Ito y Quique.

El amor por sus partidos parece que no es suficiente, porque todos están concentrados en sus fines egoístas. El peso de su orgullo puede hacer que se hunda la barca partidaria de cada uno, pero no parece importarles. El único amor que les sobra es el amor propio.

Pacto

La fecha para la firma del pacto eléctrico todavía es un misterio. El entusiasmo inicial oficial deja paso a una parálisis sospechosa. Ni para adelante ni para atrás.

La débil voluntad en el tema presagia negros nubarrones, porque la indefinición es lo peor que le puede pasar al sector eléctrico.

Lo mejor sería aceptar la realidad de los importantes flecos que quedaron sueltos en la discusión y volver a la mesa de negociación con los sectores contestatarios.

Esa es la mejor salida, porque no ganamos nada con rubricar un pacto que luego tendremos que volver a discutir. El Gobierno debe hacer lo que no hizo desde el principio.