Metrónomo: Fatal designio e Hipocresía

Fatal designio

La enfermedad del hombre necesario parece que nos ataca de nuevo. Las voces, interesadas, desde luego, que opinan de la necesidad de una nueva reforma constitucional para aprobar otra reelección son cada día más numerosas. Los argumentos son los mismos de siempre.

Lo único que cambia es el nombre. Los conectados a un puesto oficial vienen repitiéndolos desde la época de Lilís. La silla de alfileres engancha.

Todos los que la ocupan prefieren sentir las punzadas a dejarla. No cabe duda de que la intención continuista está y los esfuerzos también.

El comportamiento poco considerado de muchos hacia el presidente del PLD indica el fatal designio continuista. Los dirigentes se están atrincherando para defender a su pupilo favorito. Lo que dijo Leonel no fue en sentido figurado.

Hipocresía

La hipocresía es la reacción del PLD a la petición reiterada de la aprobación de la ley de partidos. La posición del partido hacia afuera no es la misma adentro.

La realidad es que dicen que la quieren cuando en realidad no la desean. El desorden los ha beneficiado con muchos triunfos electorales.

Así que juegan al retraso hasta que no quede tiempo y la iniciativa vuelva a quedar atascada en el Congreso. El único sincero es Euclides Gutiérrez Feliz: dice que no es necesario aprobar ninguna ley.