Metrónomo: Presagio y Ternas

Presagio

La valla de Karim tiene la doble condición de advertencia y presagio. El eslogan que afirma “mejor un loco que un ladrón” es un presagio y una metáfora. La experiencia venezolana sentó el precedente de que a la irresponsabilidad le sigue la irracionalidad. El comportamiento abusivo de los partidos tradicionales de ese país amigo desacreditó la democracia. El pueblo, decepcionado, se convenció que la vereda era mucho mejor que el camino real. La vereda que transitan desde así casi dos décadas es la de una pretendida revolución. El resultado está a la vista de todo el mundo: un país destruido material y espiritualmente. La sociedad criolla está dando signos claros de cansancio. Las encuestas indican que una tercera parte de nuestro electorado no está comprometido con la democracia. El paso desde una sociedad cuerda a una desquiciada es un tema estadístico. El día que los disgustados se conviertan en mayoría todo estará irremediablemente perdido. Si los partidos no deciden reformarse, entonces cualquier loco disfrazado de cuerdo puede dar la sorpresa.

Ternas

La mala costumbre de pelear primero y dialogar después se repite en el sistema educativo. No se entiende que haya diferencias cuando la ADP dice que quiere concursos y el ministro Navarro también. El problema es que los profesores los quieren sin terna y el Ministro con terna. Nada se pierde eliminando las ternas.