Metrónomo: Relajo y Sentado

Relajo

La reacción del canciller, Miguel Vargas, arroja más leña al fuego al descarado nombramiento de alguien que se dice dedicado al tráfico de indocumentados. Lo afirmado por Miguel debe registrarse en la antología del absurdo. A él le tiene sin cuidado, porque los hechos imputados no fueron en esta administración. Las vagabundearías pasadas no se computan. Este país es un relajo.

Sentado

Las acciones y no las palabras son las que definen la postura de un gobierno frente a un determinado problema. Esta administración promete a cada instante hacer cumplir las leyes migratorias, pero privilegia en sus nombramientos a personas que las incumplen. El nombramiento de Andrés Bociô Fortuna, atrapado con las manos en la masa del tráfico de migrantes, grita a voz en cuello que no podemos esperar ningún control de nuestra frontera terrestre. La experiencia del nombrado fue conseguida operando consulados ilegales, ahora tendrá la oportunidad de seguir su negocio con el sello oficial del país. Los patrioteros radicales hablan de invasión, cuando debieran denominarlo contrabando. Los haitianos que están aquí fueron traídos en su mayoría por los propios dominicanos. El negocio es jugoso y engorda tanto a civiles como a militares. El país debe esperar sentado la cancelación del poco conveniente cónsul.