Espejo de Papel: Síndrome Vespasiano

Espejo de Papel: Síndrome Vespasiano

El poder absoluto, además de corromper, produce la ilusión de invulnerabilidad. Los dirigentes políticos de dilatado ejercicio gubernamental parecen sufrir del síndrome de Vespasiano, pero invertido. La historia cuenta que este emperador cuando supo que moriría dijo con ironía: creo que me estoy convirtiendo en un Dios”.  Los dirigentes morados lo piensan vivos y se lo creen.

El Comité Político se ha convertido en un olímpico escenario repleto de dioses iracundos, resentidos y vengativos. Lo peligroso es que estas divinidades que no pueden dirigir su partido son los que intentan dirigir al país. Recuperen la humildad para  que evitemos el desastre.

Recomendamos

Metrónomo: Esperanza y Responsabilidad

#LaVerdadVerdad: Las elecciones en el PRM