Espejo de Papel: Perro huevero

Espejo de Papel: Perro huevero

La Cámara de Cuentas no cuenta para nada donde importa contar, cuenta en su propio favor con una inusitada escrupulosidad.

El dinero que falta para ejercer su función fiscalizadora, parece que sobra para sus exagerados estipendios. El país ha tenido que lidiar, esta última década, con la ambición de todos los nombrados.

No olvidemos que la mordida anterior se resolvió con la destitución; pero bien lo repite el dicho: perro huevero, aunque le quemen el hocico.

El pais no se merece que se salgan con la suya. El Congreso debe someterlos a la obediencia o, mediante un juicio político, destituirlos.

Recomendamos

Metrónomo:  Difícil y La locura

#LaVerdadVerdad: El retorno del populismo autoritario