Metrónomo: Difícil y La locura

Difícil

Los números no le dan al presidente para imponerse en el PLD. Las encuestas reflejan un caco a caco con Leonel Fernández. El juego está trancado, porque la supremacía en el Comité Político no sirve de nada, porque una decisión sin consenso fraccionaría la organización.

El único camino que tiene Danilo es dedicarse a gobernar mejor en lo que queda de su período. Esa sería la mejor contribución al país y al partido. Los demás, si quieren parar a Leonel, tendrán que renunciar de sus cómodas poltronas oficiales para dedicarse a politiquear.

El mango del poder ya no cae de la mata; para comérselo hay que tumbarlo. La larga lista de aspirantes no se decide, porque están esperando la herencia de Medina. Olvidan que en política eso es muy difícil.

La locura

La puntuación del nieto del generalísimo tiene que ser interpretada de forma correcta. Los números que saca no pertenecen a su trayectoria o persona, sino a su apellido. No existe alguien que razone menos que un desesperado. Aquí hay muchos.

La negligencia de los que nos han gobernado los parió. La respuesta afirmativa al apellido Trujillo es la de los desencantados.

El asunto no es como para tomárselo a la ligera. La locura anda suelta por el mundo. No sería extraño que aquí también se soltara.