Metrónomo: Paradoja y Dominó

Paradoja

Las paradojas de la política: el menos corrupto de los tocados por Odebrecht renuncia. Los que más sucias tienen las manos se mantienen como Juan el Caminador.

El sistema de consecuencias funciona para algunos y deja sin tocar a otros. Lo de Perú puede describirse como una guerra política entre conejos y burros para definir las orejas más grandes.

El partido de la hija de Fujimori, señalada también como beneficiaria de la constructora brasileña, fue la promotora de la movida. Este resultado nada tiene que ver con la lucha en contra de la corrupción.

Aquí se trata de un quítate tú para ponerme yo. No olvidemos que el pueblo brasileño movilizado presionó para hacer caer a Dilma, pero los operadores políticos se las ingeniaron para colocar en el poder al capo de todos los capos de la corrupción, Michel Temer.

La tragedia nuestra es que por estos lados las cosas buenas se hacen por malos motivos.

Dominó
La elección de un joven menor de cuarenta y la primera mujer secretaria general de un partido mayoritario está causando un efecto dominó.

Los principales dirigentes del partido morado comienzan a darse cuenta de la imprescindible renovación que necesita su organización.

El electorado decisivo son los jóvenes y las mujeres. Así que un partido jurásico y misógino pierde atractivo electoral.