Metrónomo: Vacíos y Cobrando

Vacíos

Lo de Pedernales y Vicente Noble es una clara demostración de los inconvenientes que produce la indignación desbordada cuando sustituye a las autoridades. El incumplimiento reiterado de la ley produjo un goteo migratorio que terminó por colmar el vaso. La ciudadanía entiende que hemos roto todos los límites.

El Gobierno no se decide a implementar un plan consistente de repatriaciones que permita reducir el problema a niveles aceptables. Eso sumado a la incapacidad o la imposibilidad de atrapar a los extranjeros que delinquen conduce a que el pueblo tome la ley por su mano.

En Pedernales no queda un solo inmigrante y la economía comienza a resentirse por esa razón. Vicente Noble experimenta también un éxodo. El problema es que están sufriendo mansos y cimarrones, porque la ira no pide papeles. Las autoridades no pueden seguir mirando para otro lado.

Cobrando

Los políticos criollos son unos maestros en materia de impunidad, porque somos el único país en el que todavía nada pasa con Odebrecht.

Eso, a pesar, de que fuimos sede para el departamento de sobornos que distribuyó fondos para toda América Latina.

La constructora perdió los contratos más importantes y está pasando las de Caín con la justicia de la mayoría de los países donde operó; claro, menos aquí. Como somos un país muy especial, la tenemos cobrando grandes cantidades de dinero.