Metrónomo: Malas notas e Irresponsables

Malas notas
Las palabras que deberían ser escritas o pronunciadas para aclarar, aquí sirven para esconder la realidad. El mejor ejemplo es el de la escala para clasificar el rendimiento de los alumnos en la pruebas impartidas por el Ministerio de Educación.

Decir elemental, aceptable y satisfactorio es decir malo en tres palabras. Una verdadera tomadura de pelo. El Ministerio no quiere admitir que nuestros niños simplemente están perdiendo el tiempo en el circuito escolar.

El resultado es menos que mediocre. El país jamás podrá competir en el mercado mundial con ciudadanos educados hasta un nivel satisfactorio. La mala educación es nuestra gran tragedia; y ahora más, porque la falta de recursos no es un problema.

El sistema cuenta con todo el presupuesto necesario. El problema es que profesores de baja calidad no pueden formar alumnos de alta calidad. Las malas notas de los estudiantes son un fiel reflejo de la malas notas de los educadores.

Irresponsables

La Cumbre de las Américas, desde aquí, nos luce baja. Los resultados muy pobres, porque el consenso para el tema importante fue imposible. La dictadura venezolana cuenta todavía con un núcleo de apoyo solapado de países irresponsables. El nuestro incluido.