Metrónomo: Tarde y Oportunismo

Tarde

No podía ser de otro modo, ahora resulta que la Contraloría defiende a la OMSA. Lo hace porque la escandalosa distracción de fondos se hizo frente a sus narices. Parece que al no tener medios de defensa para explicar cómo permitió semejante transgresión recurre a la descalificación.

El ciudadano común no entiende mucho de tecnicismos contables, así que le seguirá luciendo robo aunque se tome en cuenta el respaldo previo de la Dirección de Compras y Contrataciones.

La arbitraria manera de pagar volvió sal y agua un presupuesto en apariencia insuficiente. Los miles de millones malversados alcanzan para renovar y multiplicar la flotilla de autobuses.

Ahora se comprende la razón del mal funcionamiento de la oficina; pero lo lamentable es que no se reaccionara a tiempo. Ya es tarde para ablandar habichuelas.

Oportunismo

Magín entró en razón. El tema de las notificaciones proyectaba ser un generador de intranquilidad poco conveniente para el oficialismo. La ley y los reglamentos otorga la razón al organismo recaudador, pero la política electoral se la quita.

Notificar a dos millones de trabajadores en esa condición representa una molestia con graves consecuencias políticas. Danilo Medina es celoso con su popularidad; así que, ahora que no le queda mucha, decidió ponerle freno a la impetuosa agencia. No se busque más explicación que esta.

La reculada no la determina la sensibilidad, sino el oportunismo. En una semana, nadie se acuerda.