Un buen regalo

Un buen regalo

Par de días atrás decidí regalarme el libro de Rafael Nadal, “Rafa”, una autobiografía escrita por John Carlin, aquel escritor de Invictus, el libro que relata cómo Nelson Mandela se valió de la selección nacional de rugby para unir a Sudáfrica. Posteriormente, este libro fue llevado al cine con la actuación Morgan Freeman.
Todavía no termino de leerlo, pero hasta el momento he quedado bastante a gusto por la narrativa, pero sobre todo deleitado con lo que he podido aprender.

tenis

En su propio libro, Nadal admite que tiene menos herramientas que Federer para jugar al tenis, pero que el factor mental le ha dado ventaja para llevar al suizo hasta el punto de la desesperación en muchas ocasiones y poder vencerlo. No es casualidad que domine la serie particular 23-15.

Que por cierto, en estos días salió a la luz el libro “Rafa & Roger” por parte de dos periodistas españoles. Aunque luego me tomaré un tiempo para analizarlo, de antemano les digo que prefiero la historia contada por los mismos protagonistas.

Siguiendo con “Rafa”, el texto le da vital importancia al que fue tal vez el mejor partido de tenis de todos los tiempos: la final de Wimbledon 2008, con la que se puede hacer un libro en su totalidad, en especial porque era la tercera vez que ambos se enfrentaban por el campeonato en La Catedral, aunque con un resultado distinto en favor del ibérico.

Y relata a la perfección cómo funciona la cabeza del número uno del mundo antes de un juego de tenis; cómo se va adentrando poco a poco en un estado óptimo de concentración antes de saltar a la cancha a buscar la victoria.

Todo esto tiene una razón y es que desde pequeño cuando entrenaba con su tío Tony fue sometido a tanto estrés y presión, que como relata: “toda esa presión que viví durante esas sesiones de entrenamiento me permitieron enfrentar con más autocontrol esas dificultades que se me pueden presentar en un partido”.

Esto nos da una perspectiva de por qué el de Manacor no se inmuta ante los momentos claves en un partido.

Lo único “malo” que tiene el libro es que se centra mucho en la rivalidad que Nadal-Federer, dejando todavía fuera a otro gran oponente del español, Novak Djokovic, cuyos partidos de mayor preponderancia sucedieron en esta década, ya luego de la publicación del texto. Los amantes del tenis esperamos una nueva edición para conocer las impresiones de Nadal en este duelo.

Este es el primero de una serie de libros que sobre los que les estaré escribiendo, a medida que el tiempo me permita leerlos, por supuesto, para tener una visión del tenis desde una perspectiva más personal, es decir, desde los jugadores y los coaches.

Es un buen regalo si gusta del tenis. Les invito a leerlo.

¡Hasta la próxima!

Por: Michael Monegro