¿Nadal en tierra o Federer en hierba?

¿Nadal en tierra o Federer en hierba?

A propósito de los campeonatos 12 en Montecarlo y 11 en Barcelona conseguidos por Rafael Nadal en las últimas semanas, recordé esta pregunta que surgió en una de mis visitas a La Voz del Fanático que en ese momento me dejó sin palabras.

Es como una especie de comparación entre dos atletas de diferentes disciplinas. Sin embargo, en esta semana me tomaré este espacio para analizar esa respuesta con ustedes.

Lo primero es dejar claro que estamos ante los mejores tenistas de la historia en esas superficies.
En el caso de Federer, es el monarca en Wimbledon con ocho títulos y en torneos sobre pasto en toda la historia (17), no obstante, todavía está a siete triunfos de superar la marca sobre el césped que ostenta Jimmy Connors con 170, algo que debe conseguir esta misma temporada.

En menos de 200 partidos, el suizo tiene marca de 164-24 para un 87.2 por ciento de efectividad, colocándose como el mejor en la Era Abierta, pero el segundo detrás de Bill Tilden, quien por los años 20 acumuló un porcentaje de 90.5 victorias en poco más de 100 encuentros.

El dominio del suizo en ese tipo de canchas le llevó a no perder un solo compromiso entre 2003 y 2008, ganando 65 veces de manera consecutiva.

Nadal, de su lado, con 10 Roland Garros y 55 trofeos de campeón en torneos sobre arcilla también es el mejor en esos departamentos sobre el polvo de ladrillo. Pero en cuanto a duelos ganados (401), el español está cuarto lejos del líder, Guillermo Vilas, con 659. Entre ellos están Manuel Orantes (501) y Thomas Muster (422).

La cantidad de triunfos de Nadal se ha producido en 436 matches, dándole el mayor promedio por cada 100 enfrentamientos, un asombroso 92 por ciento, siendo el más efectivo históricamente en cualquier tipo de cancha.

Su racha de victorias, más corta en el calendario, pues se prolongó entre 2005 y 2007 fue mayor que la de Federer, hilvanando 81 triunfos en ese período.

Un factor importante es que la temporada de hierba se extiende por solo cinco semanas teniendo solo ocho eventos en el año, dentro de ellos solo uno grande: Wimbledon. Los torneos sobre tierra batida son 22, divididos en 15 semanas, dentro de las cuales se juegan tres Masters 1000 y un Grand Slam: Roland Garros.

Usted puede jugar por los datos que le he presentado y sacar su propia conclusión. En mi caso, entiendo que Nadal ha sido más dominante en tierra, puesto que su porcentaje de victorias es mayor, pese a que ha jugado más del doble de los partidos que Federer sobre grama.

Además, los eventos grandes sobre la arcilla son muchos más, lo que se traduce a enfrentar a mejores jugadores, encuentros más largos, y por tanto a mayor desgaste físico.

Por supuesto, esto no hace a Nadal mejor que Federer, pues a nivel general el suizo ha conseguido mayores lauros, pero sí nos da una perspectiva de la grandeza de “El Matador” y cómo su dominio sobre el polvo de ladrillo lo ha ayudado a permanecer en la cima del ranking de la ATP..