Una figura digna de imitar

Una figura digna de imitar

Albert Pujols es dueño de una carrera llena de éxitos en un deporte como el béisbol. En su paso por  Grandes Ligas acumula 3002 hits, 620 cuadrangulares  y 1938    remolcadas, números que sin dudas lo llevarán al Salón de la Fama de Cooperstown luego de su retiro como jugador.

Su actuación dentro del terreno hace que todo atleta, sin importar la disciplina deportiva, quiera imitar ese impresionante rendimiento, pero más allá de la grandeza que ha alcanzado con el madero en las manos, está el respeto que ha ganado tanto de sus compañeros como de sus rivales.

Su ética de trabajo de cara al juego,  el compromiso que tiene con él mismo, sus compañeros y con la fanática que sigue el béisbol, junto a un excelente comportamiento fuera del terreno, donde ha manejado una vida familiar con valores y principios sustentados en la fe cristiana, que lo han mantenido lejos de escándalos y excesos, hacen de Albert Pujols una persona admirable y digna de imitar por las nuevas generaciones, no solo en el deporte, sino en cada ámbito de la vida en sociedad.

Cada día se hace más difícil encontrar personas que puedan ser consideradas modelos a seguir, por lo que hay que aprovechar la grandeza que hoy en día exhibe Pujols, para mostrar a nuestros infantes y adolecentes, la recompensa que obtiene aquel que se rige por la decencia y los valores como los pilares principales en su vida.