Un duro golpe para RD

Un duro golpe para RD

La suspensión de Robinson Canó por violar las políticas antidopaje de las Grandes Ligas ha sido sin dudas un duro golpe.

Para él, para su familia y para su equipo Marineros de Seattle, en el cual es una pieza insustituible, que tendrán que remplazar por una gran parte de la temporada y de la postemporada de alcanzar esa instancia. El golpe duro también lo ha sido para el béisbol dominicano.

Luego del retiro de David Ortiz, Canó, capitán de la selección dominicana en el Clásico Mundial, puesto que debe mantener sin importar este trago amargo por el que pasa en la actualidad, es la principal cara de los dominicanos en el béisbol de las Grandes Ligas.

Su figura es admirada y respetada por nuestros jóvenes, así como también por sus colegas y todo aquel amante de este deporte en la República Dominicana, por lo que es inevitable sentir tristeza ante tal situación.

Su imagen y sus ingresos por concepto de salario, así como su estabilidad emocional, sufrirán en este momento, pero a pesar de este duro golpe, se levantará y volverá a demostrar que un error, el cual ha enfrentado y ha dado la cara, no es el determinante que marcará el cómo será recordado cuando llegué el final de su carrera.

Adelante Robinson Canó, todos somos humanos y podemos errar.