Metrónomo: Mala práctica

Mala práctica

No hay peor cuña que la del mismo palo. La convención del PRM, aceptada como correcta exhibición democrática, es atacada por sus propios dirigentes.

Las bases votaron sin contratiempos; el conteo, aunque lento, no fue protestado.

El disgusto comenzó arriba. Nada más y nada menos que el secretario general, Jesús Vásquez, y el cofundador Hipólito Mejía.

El resultado no podía favorecer a Chú, porque no contaba con la bendición de los líderes; y tampoco a la gente de Hipólito, porque la popularidad de este dirigente es limitada. Lo que se busca es conseguir negociando lo que no se pudo votando.