Metrónomo: Mala idea

Mala idea

Las soluciones simples, pocas veces son soluciones. Este principio se aplica perfectamente a la reunión con los supermercados planteada por el ministro de Medio Ambiente, Ángel Estévez. Los envases plásticos son parte de un sistema comercial mucho más abarcador.

La cadena de producción de los envases plásticos comienza con las materias primas y termina con el consumidor. La intervención selectiva no resolverá este complejo problema.

La mayoría de productos envasados en plásticos no son de producción nacional. No será posible restringir su circulación sin afectar gravemente la calidad de vida de los ciudadanos.

La estrategia debe ser más abarcadora e inteligente. Los seres humanos actuamos dando respuesta a estímulos negativos impositivos.

El pais debe crear un sistema de incentivos para las industrias y los comercios que introduzcan en sus ofertas productos inocuos al ambiente. La coerción no será suficiente. El camino del infierno está empedrado de buenas intenciones. Esperamos que las futuras ideas sean más afortunadas.