Un panorama interesante

Un panorama interesante

El triunfo de Novak Djokovic en la recién pasada edición de Wimbledon vuelve a colocarlo como una opción al título al momento de disputar un torneo grande.

Muchas veces me preguntaron que si él podría volver a ser el Djokovic imbatible de antes, y mi respuesta era que solo le faltaba agarrar unos partidos para sumar confianza y creérselo. Antes del título en La Catedral, los cuartos de final que alcanzó el serbio en Roland Garros ya mostraban que estaba muy cerca de su forma, y que fue su cabeza (en mayor parte) que no le dejó ganar ese partido ante un inspirado Cecchinato que hizo el torneo de su vida.

Luego, una final en Queen’s que debió ganar ante Marin Cilic, volvió a revelar su la incapacidad de concentrarse 100 por ciento y terminó perdiendo el encuentro en tres sets.

Sin embargo, para Wimbledon hizo los ajustes. Un partido de semifinales contra Nadal, cuyo ganador iba a ser prácticamente el vencedor del torneo terminó de sacar lo mejor de él. No importó que el partido se jugara en dos días distintos, ni que se extendiera a más de cinco horas, tampoco que el vencedor tendría menos de un día de preparación para la final, ‘Nole’ se mantuvo enfocado y lo logró.

La final era lo que se esperaba: una victoria sin complicaciones sobre Anderson de parte del ganador de la segunda semifinal.

Pero esto, en términos de proyección, ¿qué significa para Djokovic? Bueno, ya con Novak metido en el top 10 y en plenitud de condiciones físicas y mentales, para este servidor se coloca como el jugador más difícil a vencer en lo que resta de la temporada.

Recuerden que el balcánico es el jugador más versátil de la actualidad, y tal vez el que mejores resultados ha conseguido durante su carrera en las tres superficies del tenis. Hizo una buena temporada en tierra, fue campeón de Wimbledon, y por ahí viene la gira de Estados Unidos en la que sin duda es uno de los favoritos en cada uno de los eventos grandes.

Es muy pronto todavía para decir si estará al nivel de las temporadas 2011 y 2015, en las que solo perdió seis partidos, además de que todavía le queda por demostrar en el resto de la campaña.

En el tenis, más que en cualquier otro deporte, lo difícil es mantenerse pues cada año debes demostrar que eres tan bueno como el anterior o mejor, y ahora Djokovic está jugando sin presión, sin nada que defender, lo que le da cierta holgura con respecto a los demás jugadores.

De lo que sí podemos estar seguros es que mientras tanto, ‘Djoker’ llegó para romper la hegemonía Federer-Nadal que se volvió a apoderar del tenis desde enero del año pasado. Mala noticia para los fans de los primeros, pero muy buena para los amantes de este deporte.

Y demás está decir que si sigue el rumbo que llevaba antes de su lesión, Novak Djokovic estaría muy pronto dentro de los cinco mejores tenistas de todos los tiempos, algo que a cualquier fan le gustaría ver.
¡Hasta la próxima semana!

Por: Michael Monegro
 twitter @MichaelMonegro