Espejo de Papel: Yoísta

Espejo de Papel: Yoísta

Los extremos son malos; así que desde antiguo conocemos la conveniencia de mantenerse en el punto que los griegos bautizaron, con elegante acierto, como dorada medianía.

En los asuntos políticos conviene mucho no alejarse del centro, porque los extremos concitan tanta aceptación como rechazo.

Esa medianía dorada no es más que equilibrio, esa capacidad de mantenerse en el fiel de la balanza de ideas o emociones.

El equilibrio político más difícil de conseguir es el del interés colectivo frente al interés personal. El que busca, a expensas de todos los demás, favorecerse es un “yoísta”. El egoísmo conduce al desastre.

Recomendamos: